Screencast: así se realizan grabaciones de pantalla

Cuando trabajamos con un programa y nos atascamos, buscamos el manual o consultamos una guía útil en algún foro especializado. Sin embargo, sobre todo cuando se trata de cuestiones complejas, las aclaraciones por escrito no siempre bastan. En ese caso, merece la pena buscar vídeos adecuados donde se expliquen con claridad las funciones de los programas mediante un screencast. Este es solo un ejemplo práctico de todas las aplicaciones que tiene el uso de grabaciones de pantalla. Las capturas de pantalla simplifican los procesos complejos y los vuelven más comprensibles. Te explicamos cómo hacer un screencast y te damos los mejores consejos para que triunfes con tus grabaciones de pantalla.

¿Qué es un screencast?

El término screencast procede del inglés y se compone de las palabras screen y cast. Se podría traducir como emisión de pantalla. Un screencast es una grabación de la pantalla en vídeo.

Nota

Grabación de pantalla o videografía son sinónimos de screencast. Si se transfiere la grabación de la pantalla en tiempo real, estaremos compartiendo la pantalla.

En un screencast grabamos todo el contenido que se ve en la pantalla. Por lo general, se trata de los programas activos y documentos abiertos, el explorador de archivos y el movimiento del puntero del ratón. Pero ¿con qué propósito grabamos nuestra pantalla? Los screencast se utilizan, sobre todo, para elaborar vídeos explicativos. Mediante el registro de la pantalla y de los pasos que realices en ella, tendrás la posibilidad de apoyar o dar formación a tus compañeros en cualquier momento y lugar. Los screencast suelen utilizarse para crear webinarios o tutoriales.

Definición

Screencast: desde un punto de vista técnico, un screencast está compuesto de una secuencia de varias capturas de pantalla. Consulta nuestro artículo para aprender a realizar una captura de pantalla en Windows.

Qué necesitas para hacer un screencast

El equipamiento básico para crear un screencast es una pantalla y una plataforma de screencast. Si además quieres ampliar la grabación de la pantalla con una pista de audio o algún elemento gráfico, necesitarás un micrófono o una tableta gráfica.

Software adecuado para screencast

Para hacer un screencast necesitarás un programa de screencast adecuado. Puedes elegir entre diferentes aplicaciones, algunas de ellas gratuitas, que incluyen diversas características y opciones de edición. El programa que elijas dependerá de tus preferencias y necesidades personales.

Consejo

Con la Google Workspace de IONOS podrás trabajar con todos los documentos, calendarios y proyectos que compartas con tu equipo sin importar dónde te encuentres.

Equipamiento opcional: micrófono y tableta gráfica

En muchos casos, un screencast lleva integrada una pista de audio con comentarios y explicaciones adicionales. Para grabarla basta un micrófono USB. Para ese tipo de grabaciones se recomienda utilizar micrófonos unidireccionales, que graban el sonido con mayor intensidad por un lado y ocultan con eficacia el ruido ambiental. El inconveniente de este tipo de micrófonos es que limitan el rango de movimiento, ya que la calidad de la grabación disminuye cuando no se habla de frente hacia el micrófono.

Durante la grabación, una tableta gráfica te permitirá añadir notas o gráficos a la grabación de pantalla. Los portátiles con pantalla táctil no requieren ningún dispositivo adicional periférico.

Crear un screencast: guía paso a paso

Si ya te has decantado por un programa screencast y lo has instalado, en teoría ya puedes comenzar a grabar la pantalla. No obstante, merece la pena realizar ciertos preparativos antes de crear un screencast.

Paso 1: investigación y planificación operativa

Busca con antelación toda la información necesaria para el screencast. Cuando la tengas, planifica cómo quieres que transcurra el vídeo e intenta cumplirlo como si fuese una especie de guion. Si existen otras grabaciones de pantalla sobre el mismo tema que tu vídeo, considéralos un estímulo para encontrar el contenido adecuado y la mejor estructura para tu screencast. Si complementas y comentas el screencast con una pista de audio, piensa bien con antelación qué es lo que quieres decir. Queda a tu elección elaborar el guion mediante un esquema con palabras clave o redactar frases completas.

Paso 2: preparar el espacio de trabajo

Conecta todos los dispositivos externos,como el micrófono o la tableta gráfica. A continuación, te recomendamos que prepares el lugar de trabajo. Con ello nos referimos no solo a tu escritorio físico, sino también y sobre todo a tu escritorio digital. Asegúrate de que en el screencast solo se vean aquellos contenidos relevantes para el espectador. Cierra todos los programas que no sean necesarios y elimina los elementos personales, como el fondo de pantalla o los archivos del escritorio.

Consejo

Desactiva todas las notificaciones. Así reducirás el riesgo de que algún correo entrante o ventana emergente interrumpan la grabación del screencast.

Paso 3: crear el screencast

Ejecuta el programa de screencast y configura todos los ajustes para la grabación, como el recorte de imagen y la configuración de audio. Antes de iniciar la grabación, comprueba si existen ruidos ambientales. Cuando hayas terminado de adaptar la configuración, inicia la grabación de la pantalla y párala cuando hayas terminado.

Paso 4: editar el screencast

Después de realizar la grabación, tendrás la posibilidad de editar el screencast. Las opciones disponibles dependen del programa que estés utilizando. En la mayoría de los casos, no es necesario ni siquiera cortar el vídeo, aunque esta característica es muy útil para eliminar lapsus, errores o pausas largas. Algunas aplicaciones de screencast también permiten insertar elementos y efectos adicionales. La inserción de títulos y créditos es una función especialmente popular, ya que sirve para enmarcar el vídeo.

Consejo

Cuando los vídeos son algo más largos, se puede añadir un índice de contenidos con enlaces. De este modo, podrás ofrecer a tus seguidores la posibilidad de saltar directamente a la sección que sea relevante para ellos.

Paso 5: exportar el screencast

Por último, deberás re-enderezar el vídeo y crear un archivo de vídeo final. La mayoría de las aplicaciones ofrecen la posibilidad de exportar el archivo en diferentes formatos. Sabrás cuál es más adecuado para ti si tienes claros tus objetivos y el lugar donde se publicará el screencast. Los principales canales de distribución son las plataformas de vídeo públicas como YouTube o Vimeo, los sistemas de gestión de aprendizaje o el correo electrónico.

Consejos: gestión del screencast

Los screencasts no se pueden actualizar o modificar con tanta facilidad como las instrucciones por escrito. Por este motivo, merece la pena preparar el contenido exhaustivamente y prestar atención a un par de sencillos consejos para que la grabación de pantalla sea un éxito seguro:

Ten una pantalla ordenada y sin elementos privados

Antes de comenzar la grabación de pantalla, comprueba que tu pantalla no esté demasiado recargada y que no contenga elementos privados. Cuanto menos contenido irrelevante se incluya en el vídeo y más despejada esté la imagen de fondo, más profesional parecerá tu screencast. Además, estarás facilitando la concentración del espectador en los elementos relevantes.

Define el contenido y los objetivos previamente

Antes de crear un screencast, deberás definir el tema y el contenido exacto. No olvides incluir en tus consideraciones el contexto o quién será tu público objetivo. Intenta que el vídeo sea lo más corto y sencillo posible. Lo ideal es que un screencast tenga una duración de tres a cinco minutos y que no supere los diez minutos. Si necesitas más tiempo, lo aconsejable es grabar varios vídeos. Si no tienes la posibilidad, integra títulos y una tabla de contenidos con enlaces para estructurar el screencast.

Consejo

Prepara una especie de guion con el orden de los clics de ratón para tener un plan firme y evitar errores o pausas.

Consistencia de los screencasts

Si vas a hacer varias grabaciones de pantalla o tienes previsto realizar tutoriales profesionales, te recomendamos que establezcas unos parámetros universales aplicables a cada uno de tus vídeos. Por ejemplo, mantener constante la duración de los vídeos, la resolución de la pantalla, las introducciones personalizadas o el diseño de ventanas explicativas. De este modo, estarás transmitiendo profesionalidad.

Tómate tu tiempo y realiza pausas

Evita los movimientos bruscos del ratón y lleva a cabo todas las acciones con claridad. Cada vez que hayas completado una sección, haz un descanso y evita mover el puntero del ratón. Esto te facilita el trabajo de edición posterior y la integración de cortes invisibles.

Selecciona el entorno de trabajo adecuado

Al crear un screencast, selecciona un entorno sin ruido ambiental. Si vas a realizar varias grabaciones de pantalla, utiliza siempre el mismo lugar de trabajo para que las condiciones acústicas sean similares.

Recorte de pantalla

Si quieres crear un screencast, tienes la posibilidad de grabar la pantalla completa o solo una parte. Ambas opciones presentan ventajas e inconvenientes. Si decides grabar todo el monitor, te asegurarás de incluir el contenido íntegro. Sin embargo, muchas veces la pantalla completa incluye muchos espacios irrelevantes. Esto puede impedir que el espectador se concentre en lo esencial. Por el contrario, si seleccionas una parte más pequeña de la pantalla, puedes crear confusión en el espectador al mover el ratón fuera de la imagen visible.

Uso de cámaras

Los screencasts utilizan en muchos casos el modo de imagen dentro de la imagen y muestran, además de la captura de pantalla, la imagen de la cámara web. Esta opción añadirá un toque personal a tu grabación de pantalla. Durante la grabación, debes asegurarte de que haya una buena iluminación y, a ser posible, un fondo monocromático.

Consejo

Activa la grabación de la cámara web siempre que estés creando un screencast. Hasta que no llegues al proceso de edición, no tendrás que decidir si quieres integrar la imagen de la cámara web en el vídeo.

Edición

El software para screencast puede ofrecer un gran abanico de opciones de edición. Utiliza estas opciones para que tu vídeo sea aún más comprensible e interesante. El puntero del ratón con color para que destaque del fondo es una herramienta muy popular. Durante el proceso de edición, también suelen arreglarse las desincronizaciones de audio o introducir textos informativos y música de fondo. En cualquier caso, menos es más: utiliza solamente aquellos elementos que ofrezcan al espectador un valor añadido.