Iniciar un negocio como empresario individual

Optar por montar un negocio como empresario individual es una opción muy habitual en España, donde en el mes de febrero de 2020 se registraron 3 257 895 autónomos afiliados. Pero, antes de entrar de lleno en la actividad de emprendimiento, es importante conocer todos aquellos aspectos que contribuyen a que la idea de negocio tenga el máximo éxito posible, desde los requisitos legales y registrales a la estrategia de marketing, pasando por el plan de negocio. Aunque el tipo de actividad determinará los pasos a dar, tener en mente todos los elementos que contribuyen a la creación de un negocio es de gran utilidad.

Emprender un negocio: ¿cómo empezar?

Cada emprendedor parte de una situación diferente y muchos se preguntan si cabe la posibilidad de empezar una actividad como empresario individual sin abandonar su puesto como trabajador por cuenta ajena, por lo menos al principio. Aunque en España la figura del autónomo a tiempo parcial no existe, sí cabe la opción de la pluriactividad. Es decir, una persona física puede estar dada de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y, al mismo tiempo, en otro régimen de la Seguridad Social.

Cuando sepas con seguridad que para desarrollar tu actividad vas a optar por la figura del empresario individual, es importante que te informes sobre sus particularidades. Ten en cuenta todos sus requisitos y analiza si las ventajas beneficiarán a tu proyecto de emprendimiento.

Define tu marca y tu nombre comercial

Dependiendo de la actividad económica que vayas a llevar a cabo, puedes utilizar tu nombre propio o uno de fantasía como nombre comercial y diseñar un logo a medida. Estos dos elementos ayudan a definir a la empresa y reflejar los valores del negocio o los aspectos que lo caracterizan y, si atraen la atención de los clientes y son fáciles de recordar, lo distinguen de la competencia. Si los registras de forma oficial, ninguna empresa podrá utilizarlos como marca.

Desarrolla un plan de negocio

Un plan de negocio bien elaborado permite probar su viabilidadfinanciera antes de llevarlo a cabo. De forma interna, se utiliza para estructurar la actividad y garantizar su desarrollo efectivo. No obstante, también es de gran utilidad de forma externa. Por ejemplo, en caso de necesitar una financiación inicial, el plan de negocio puede servir para que terceros (bancos e inversores) apuesten por la actividad de emprendimiento. Aunque su contenido puede ser variado dependiendo del proyecto que se quiera desarrollar, estos puntos no pueden faltar:

1. Definición del proyecto

Conocido como resumen ejecutivo, describe el concepto que se pretende desarrollar. Prevalece el carácter sintético al descriptivo, pues debe condensar la información más importante. Sirve de presentación para el resto de la información que incluye el plan.

2. Análisis interno

En este punto, deberás analizar tus habilidades personales en relación con el negocio que quieres poner en marcha. ¿En qué campos tienes experiencia? ¿Cómo puedes aplicar tus conocimientos personales al desarrollo del proyecto? Deberás también enumerar los recursos materiales y no materiales con los que cuentas para comenzar la actividad.

3. Estudio de mercado

Al margen de la actividad que vayas a realizar, antes de empezar, has de analizar el mercado existente. ¿Es tu idea de negocio innovadora? ¿A quién va dirigida? ¿Cubre las necesidades de un nuevo público objetivo? Si tu actividad no es única ¿qué la hará especial y qué la diferenciará de la competencia? Tener estos y otros aspectos en cuenta puede ayudarte a optimizar tu idea de negocio.

4. Estrategia de marketing

Gracias al marketing, podrás llegar a los clientes potenciales y mantener la fidelidad de los ya existentes. Las estrategias de marketing existentes son muy variadas. Optar por métodos offline o por una estrategia de marketing online dependerá de variables como el público objetivo, los recursos de los que dispongas, el tipo de objetivo perseguido, etc. Entre las numerosas opciones disponibles, puedes optar por mandar un boletín mensual a tus clientes, realizar sorteos en redes sociales, invertir en una estrategia de posicionamiento en buscadores, hacer llegar la oferta por correo postal, etc.

5. Recursos necesarios para iniciar la actividad

De nada sirve pensar en la imagen de la empresa y en la estrategia con la que llegar a los clientes, si primero no se estiman los costes monetarios de los elementos necesarios para iniciar la actividad. ¿Vas a desarrollar la actividad en un local o un taller? Si la respuesta es afirmativa, además de encontrar un espacio que se adecue a tus necesidades, tendrás que solicitar la licencia de apertura en el Ayuntamiento de la localidad en la que se encuentre. Puedes también contratar un seguro privado que proteja el local en caso de posibles daños o accidentes.

Además, debes tener en cuenta si serás tú solo el encargado de realizar la actividad o si contratarás a otras personas, en cuyo caso tendrás que realizar las gestiones pertinentes en la Seguridad Social.

Por último, pero no menos importante, has de pensar en todo el material que necesitarás para el desarrollo de la actividad. Todo dependerá de su naturaleza: en el caso de un trabajo de oficina, tendrás que adquirir el hardware y las licencias de software correspondiente; si se trata de una tienda de bienes, deberás contar con el coste de un software de almacén, estudiar a los proveedores, los seguros que vas a contratar, etc.

6. Objetivos financieros

Para desarrollar una actividad por cuenta propia no es solo importante contar con el capital necesario para la inversión inicial, sino que se requiere definir una serie de objetivos económicos que se puedan alcanzar en un periodo de tiempo determinado. Para ello, hay que prever los costes fijos y los variables, los beneficios esperados, la necesidad de financiación, etc. De esta forma, se puede planificar y dirigir la actividad en direcciones concretas. Las previsiones financieras se hacen contando con un mínimo de tres años.

Planear la presencia en línea

Ya ofrezcas un producto o un servicio, en la actualidad, para que te conozcan, es imprescindible tener presencia en Internet. Tienes distintas opciones: registrarte en Google My Businness (si cuentas con establecimiento físico), crear una página web en la que presentes tu actividad o gestionar una tienda online, por ejemplo.

En cualquier caso, no solo basta con tener en mente los elementos de diseño relacionados con la propia imagen de la marca, sino que también deberás prestar atención a la funcionalidad de la web, por ejemplo, facilitando su visualización en dispositivos móviles aplicando un diseño web responsivo o estructurando la información de manera que el usuario navegue por la página de forma intuitiva. Además, deberás atenerte en todo momento a la legislación vigente e incluir los elementos obligatorios en las páginas web cuando así se requieran, como el aviso legal, respetar la legalidad vigente en el tratamiento de los datos personales de los clientes, respetar los derechos de las imágenes, etc.

Nota

Creada tu página web, deberás insertar contenido, seguir garantizando la seguridad, actualizarla en todo momento de acuerdo con la ley vigente, etc. Todo ello requiere una inversión de tiempo y dinero adicional. Por ello, plantea de forma realista cuál va a ser el objetivo de tu página web antes de crearla y los recursos que podrás dedicarle en el ejercicio de la actividad.

Puedes también recurrir a las redes sociales para promocionar tu actividad. Con una cuenta en Instagram o en Facebook podrás hacer llegar a tus clientes las ofertas y los productos al mismo tiempo que captas nuevos clientes.

Cumplir con las obligaciones contables y fiscales

Para iniciar una actividad como empresario individual, hay que darse de alta en la Agencia Tributaria y la Seguridad Social. Si bien los trámites son sencillos, es importante conocer todos los requisitos y plazos para intentar evitar en lo posible sanciones por incumplimiento. El empresario individual también tendrá que hacer frente al pago del IVA y el IRPF presentando las declaraciones correspondientes. La contabilidad llevada dependerá del régimen fiscal seleccionado.

Consejo

Consulta el sitio web oficial de la Agencia Tributaria para estar al día de los plazos, los requisitos y la legalidad vigentes.

En resumen

Analizar todos los aspectos que rodean la fundación de un negocio es fundamental para poder estimar los costes iniciales y los requerimientos durante el desarrollo de la actividad. Así se puede determinar con mayor seguridad si la idea de negocio que se pretende emprender puede llegar a buen puerto. Puede ocurrir también que, tras haber estudiado la idea de negocio, se concluya que la figura del empresario individual no es la más adecuada. Conviene entonces estudiar las diferentes formas jurídicas que ofrece la legislación en España.

Por favor, ten en cuenta el aviso legal relativo a este artículo.

Microsoft 365 con IONOS

Las versiones más actuales de tus aplicaciones favoritas de Office como Word, Excel, PowerPoint y más desde cualquier dispositivo.

Office Online
OneDrive con 1TB
Asistencia 24/7

¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 12,10 €/año IVA incl.