Escribir para la web: 9 consejos para crear contenido web

Que los textos que hay en Internet no se leen es una creencia muy extendida en la que (desgraciadamente) hay mucha verdad. Las personas que buscan en Internet muchas veces no quieren leer, sobre todo si los textos son innecesariamente largos y carecen de estructura. En los 9 consejos que te damos a continuación, te explicamos qué significa escribir buenos textos y cómo puedes crear buen contenido para tu web.

Dominios web baratos

Dominios tan originales como tus ideas.
Registra tu dominio con IONOS y disfruta de las funciones integrales que tenemos para ofrecerte.

Correo incluido
Certificado SSL
Asistencia 24/7

Breve panorámica: cómo crear contenido web

  1. Establece el objetivo de tu página y del texto correspondiente
  2. Reconoce el público meta
  3. Responde a las preguntas (de tus lectores)
  4. Escribe suficiente y de manera precisa…
  5. …pero comunícate de manera clara y sencilla
  6. Elabora un texto fácil de leer: primero lo más importante. Tu estructura deber tener títulos, párrafos cortos, palabras en negrita, enlaces, listas, tablas, etc.
  7. Añade al texto imágenes, gráficas, vídeos y otros elementos visuales
  8. Compáralo con otros textos de la competencia y déjate inspirar por ellos
  9. Mejora el posicionamiento web de tu texto

Consejo 1: dale un objetivo (a tu texto y a tu objetivo)

Antes de empezar a escribir en tu web, has de preguntarte qué finalidad tiene tu texto y cómo este ayuda a cumplir el objetivo de tu web. ¿Sirve para compartir el conocimiento de expertos, para explicar un producto, para recomendar alguna compra o simplemente para entretener? También es determinante el tipo de página web: ¿se trata de un sitio web, de una tienda o de la presentación de una empresa? Esta diferenciación es importante, ya que influye en la longitud y profundidad de la información, el estilo y otras características del texto web.

Consejo

Crea tu propia página web: registra tu dominio web ideal y pon a punto tu propia página web con el editor de IONOS MyWebsite, o deja que el servicio de diseño web de IONOS la haga por ti.

Consejo 2: conoce a tu grupo meta

Averigua para quién estás creando el contenido de tu web: ¿qué edad tiene el grupo meta (principal)? ¿Qué medios utiliza? ¿Qué hábitos de lectura tiene? ¿Qué temas le interesan? Para un grupo objetivo de jóvenes que pasa mucho tiempo en Instagram, Snapchat y demás, los textos han de ser distintos a los de personas que suelen leer revistas y periódicos, es decir, textos largos. Averiguar cuál es el grupo objetivo de tu blog y piensa en qué forma y tono le gustaría leer.

Para delimitar mejor el grupo objetivo de tu tienda online, puedes definir Buyer Personas. Pregúntate quiénes son tus clientes y qué necesidades tienen. ¿Cómo has de preparar tus textos de productos y guías correctamente para llegar a tus clientes?

Asimismo, es importante conocer a tu grupo meta para encontrar el tono adecuado para tu texto: ¿mejor tratar de tú o de usted? ¿lenguaje coloquial o más formal?

Consejo 3: responde a las preguntas

Cuando tratamos un tema, automáticamente nos vienen a la cabeza preguntas a las que buscamos respuesta. Sácale partido a esto y, por ejemplo, formula subtítulos como preguntas a tu tema. Con este método, podrás aprovechar que en Google siempre se hacen más búsquedas de preguntas directas y se enumeran primero en los resultados de búsqueda los textos que responden exactamente a estas preguntas.

Para saber qué preguntas plantear sobre tu tema, hay herramientas como answerthepublic.com. También puedes introducir en Google palabras clave relevantes y ver qué preguntas aparecen en el menú.

Asimismo, ten en cuenta los cinco interrogantes: quién, qué, cuándo, cómo y por qué. Has de responder a estas preguntas tan pronto como sea posible en el texto, lo cual además influye en la estructura. En el punto 6 nos adentramos en mayor profundidad en este tema.

Consejo 4: toma el espacio que necesites

Hay una regla muy extendida que dice que los textos web tienen que ser todo lo cortos que puedan. Esto se debe a que el comportamiento de lectura en la red parece indicar que a nadie le gusta leer. No se trata de una verdad absoluta, ya que al final la longitud del texto depende de la finalidad y el tema. Si escribes una guía sobre las “Mejores aseguradoras del momento”, probablemente necesites más palabras que si quieres promocionar las nuevas tendencias de vaqueros. Más que la longitud, en la creación de contenido, prima la relevancia y que toda la información se entienda fácilmente.

Consejo 5: prescinde de todo lo innecesario y excesivamente complicado

Por innecesario nos referimos a toda la información que no es importante para la meta del texto. También puede pasar que mientras escribes, se te ocurra alguna información con relevancia pero que no tiene relación directa con el tema que estás tratando en ese momento. Ve tomando nota de estas ideas y piensa en escribir otros textos al respecto. De todas maneras, tiene sentido pensar en tener una estrategia de contenido a largo plazo con una planificación detallada de temas y contenido.

Tampoco son necesarias las palabras y frases de relleno que solo suenan bien y esconden mensajes vacíos. Formula frases sencillas, precisas y activas y evita las frases laberínticas y las construcciones pasivas.

Consejo 6: elabora textos de fácil lectura

Con la estructura adecuada, incluso los textos más largos son fáciles de digerir. Escribe frases y párrafos cortos y divídelos con subtítulos de gran valor informativo. Haz uso de listas, cuadros y tablas y resalta en negrita las palabras o pasajes importantes del texto. Utiliza los cuadros de consejos y enlaces para destacar las referencias cruzadas o los consejos más relevantes.

En cuanto al contenido, el principio que ha de reinar es la pirámide invertida, que consiste en pasar de la visión general a los detalles más concretos. Suele ser de gran ayuda incluir una breve guía que lleve al tema en cuestión o que resuma los puntos más importantes (es decir, los interrogantes), que luego trate los aspectos individuales en cortos párrafos y acabe con una conclusión.

Consejo 7: deja que las imágenes hablen por sí mismas

En el sentido más amplio, también forman parte de la estructura las imágenes, gráficas, vídeos y otros elementos visuales que facilitan la comprensión de la información y el contexto a los lectores. Por ejemplo, para comparar y explicar funciones, las imágenes van muy bien. No obstante, no uses fotos solo por usarlas; has de preguntarte siempre qué finalidad cumplen. En ocasiones, las nuevas tendencias de diseño web también sugieren una presentación simplificada del contenido web.

Consejo 8: echa un vistazo a la competencia

Evidentemente no has de copiar a los demás, ya que puedes acabar creando contenido duplicado, lo cual te hará más mal que bien. Lo que sí puedes hacer es coger inspiración de la competencia. Por ejemplo, echa un vistazo a los temas que tratan y la longitud de sus textos. A continuación, puedes escribir textos para tu página de inicio más largos o con otra forma, que respondan a otras preguntas sobre el tema o abran un área temática totalmente nueva.

Por otra parte, también hay herramientas que, además de optimizar la búsqueda, comprueban cómo rinde el texto que has escrito en contraposición al de la competencia. En este caso, se analiza la longitud, pero también el tipo de palabra y el posicionamiento del contenido.

¡Déjanos crear tu página!

¿No tienes tiempo para crear tu página web? ¡Déjanos crearla por ti! Con el servicio de Diseño MyWebsite, nuestros diseñadores web crearán una página que se adapte a ti perfectamente, ¡con calidad de agencia a precio asequible!

Dominio
Certificado SSL
Correo

Consejo 9: mejora el posicionamiento de tu texto en los motores de búsqueda

Aunque tu grupo meta sean siempre los lectores, no puedes evitar el tema posicionamiento web al escribir para la web. Para empezar, porque las palabras clave más valoradas por Google están basadas en los intereses de búsqueda de personas reales, y luego, porque en el mejor de los casos, complacerás a personas y máquinas por igual.

Por tanto, como parte de tu estrategia de contenido, fíjate en lo que buscan los usuarios de Google y en las palabras clave relacionadas; esto puede ser una fuente de nuevas ideas de contenido. Si no tienes acceso al planificador de palabras clave de Google, tienes a tu disposición una variedad de herramientas de palabras clave gratuitas, que no siempre muestran un volumen de búsqueda exacto, pero que pueden ayudarte a hacerte una idea realista de las palabras clave que puedes usar. A continuación, planifica el contenido y determina qué textos y palabras clave (y en caso de que sea necesario, alternativas) han de ser optimizados para cubrir un espectro lo más amplio posible.

Consejo

¿Llevas un blog de éxito con textos e imágenes de alto valor y muchos lectores? Consulta nuestra guía paso por paso para ganar dinero con tu blog.