Supply chain management (SCM): significado y funciones

Una cadena de suministro bien diseñada puede ser decisiva para el éxito o el fracaso de una empresa. En tiempos de crisis, cuando surgen problemas de logística o de producción, implementar la estrategia correcta garantiza que se sigan generando ventas. Gracias a una administración eficaz de la cadena de suministro, las grandes multinacionales pueden detectar lugares de suministro alternativos, sacar partido al análisis de big data y obtener información detallada sobre la disponibilidad y demanda de bienes de proveedores internacionales.

La sincronización de los flujos de información y de bienes a nivel sectorial no solo puede fortalecer la adaptabilidad de una empresa respecto a las condiciones cambiantes del mercado, sino también ayudarla a mantener buenas relaciones con proveedores, fabricantes y clientes finales en tiempos de crisis.

Te contamos qué es exactamente la gestión de la cadena de suministros, en qué consiste y por qué es tan importante para el eCommerce.

¿Qué es la supply chain management (SCM)?

La creciente digitalización y el alcance internacional de las cadenas de suministro y producción no solo suponen un reto para las empresas, sino también una oportunidad. Si se organizan los flujos de bienes e información mediante la administración de la cadena de suministro de cara al futuro, las empresas pueden tanto compensar la imprevisibilidad del mercado como crear una red flexible de servicios.

El concepto de gestión de la cadena de suministros abarca la planificación y optimización de las cadenas de suministro físicas y digitales, desde los proveedores de materias primas hasta el usuario final. Una SCM eficiente logra desarrollar procesos de distribución y producción a precios competitivos e intercambios constantes dentro de la cadena de valor. Lo importante no es solo detectar el eslabón más débil de la cadena de suministro, sino conocer todos los eslabones que la forman.

Un intercambio de información abierto y transparente entre distribuidores, proveedores y productores garantiza que las empresas puedan responder de manera rápida y flexible a las fluctuaciones de la demanda, como cuando se da el efecto látigo. De este modo, los bienes fluyen de la manera más ininterrumpida posible y los inventarios no se acumulan. La cadena de suministro solo podrá planificarse de forma eficaz si existen canales de comunicación cortos, análisis de big data y tecnologías innovadoras que tengan un efecto inmediato en los proveedores y el flujo de bienes.

Para la eficacia del supply chain management es fundamental implementar tecnologías de la información y la comunicación modernas en forma de soluciones de software y aprendizaje automático. Cuanto más rápido, más uniforme y más automatizado sea el intercambio de datos, mejor se unirán los eslabones de la cadena de suministro.

Objetivos de la administración de la cadena de suministros

En un mundo globalizado, los ciclos de vida de los productos y los plazos de producción se acortan, las expectativas de los clientes aumentan y la presión para reducir los costes de producción y agilizar la entrega se incrementa. Mediante la gestión de la cadena de suministros, se crean redes transparentes y colaborativas que promueven la estabilidad a lo largo de la cadena de valor.

Los objetivos principales de la SCM son la reducción de costes, la orientación hacia el cliente y la producción basada en la demanda a través de la división del trabajo. Las infraestructuras físicas y logísticas solo pueden volverse más baratas, más rápidas y más competitivas si las empresas colaboran con sus socios y gestionan la información y los bienes con transparencia.

Gracias a la división del trabajo, las empresas asociadas pueden centrarse en sus competencias básicas. El producto ya no se fabrica de forma centralizada, sino que los componentes y las materias primas se transportan a los productores, proveedores y subcontratistas con la mejor relación calidad-precio, para luego llegar al cliente final como producto terminado. La integración orientada a procesos del análisis de big data y el aprendizaje automático hace posible la sincronización de la demanda y del suministro, así como el equilibrio de la producción y la demanda.

Tres ámbitos de la supply chain management (SCM)

La administración de la cadena de suministro se divide en tres ámbitos de aplicación:

Proceso de producción: las empresas no solo deben mantener relaciones cercanas con sus socios, sino también conocer a los subcontratistas que participan en la cadena de suministro, ya que solo se puede controlar el flujo de materiales y mercancías resultante de las entregas y devoluciones si se conoce el camino que sigue el producto, desde el proveedor de la materia prima hasta el cliente final, pasando por la producción.

Flujo de información: la información debe fluir en ambas direcciones a lo largo de la cadena de valor. Para entregar bienes de manera eficaz, las empresas recurren a los datos sobre el comportamiento del consumidor: ¿Cuánto se compra? ¿En qué lugares existe una demanda desconocida de bienes? ¿Hay picos regulares en la demanda? Para una buena gestión de los flujos de distribución es necesario que las tiendas transmitan a las empresas datos de los clientes. Disponer de información sobre las rutas de transporte y contar con una infraestructura de comunicación general es una parte integral de la SCM.

Flujo financiero: los flujos financieros discurren de forma paralela y en relación con los procesos de producción. Cada eslabón de la cadena de valor tiene sus propios intereses económicos y pretende beneficiarse de la colaboración. En la SCM es básico controlar y optimizar los flujos financieros para reducir los costes y aumentar las ganancias de todos los socios.

Supply chain management a lo largo de la cadena de suministro

Desarrollo de producto: la administración de la cadena de suministro garantiza la selección de los proveedores y los fabricantes adecuados, así como el contacto con ellos en la fase de desarrollo. Los requisitos para la calidad del producto y la eficiencia de costes pueden implementarse ya desde esta fase temprana.

Compras: para que la adquisición y el almacenamiento de materiales sean lo más completos y económicos posible, la SCM centraliza y organiza aspectos de logística, compras y gestión de proveedores, fabricantes y clientes.

Producción: la gestión de la cadena de suministro supervisa los requisitos de calidad de los materiales, la producción, el embalaje y el servicio, además de optimizar el flujo de mercancías a través de la transparencia y la evaluación de los resultados del trabajo.

Ventas: la SCM evalúa y mejora constantemente el almacenamiento, las empresas de distribución y las rutas de transporte para optimizar el traslado de mercancías en todas las fases, desde la producción hasta el consumidor.

Fases del supply chain management (SCM)

La gestión de la cadena de suministros se desarrolla en tres fases:

En la fase estratégica, la empresa toma decisiones a largo plazo, a varios meses y años vista, para optimizar y estabilizar la red logística en toda la cadena de valor (por ejemplo, en aspectos como la planificación y expansión de instalaciones, las inversiones, la tercerización o las capacidades).

En la fase táctica se coordinan e implementan decisiones a medio plazo, dentro de un trimestre o año (por ejemplo, sobre estrategias de entrega, logística de almacén o planificación de personal).

En la fase operativa se toman decisiones de producción y entrega a corto plazo, a días o semanas (por ejemplo, sobre reparto de pedidos o ventas y almacenamiento de productos).

Hecho

La administración de la cadena de suministro y la logística son conceptos similares, pero se ocupan de ámbitos diferentes. La logística se encarga principalmente de la entrega real de bienes o materiales. La SCM, en cambio, se ocupa de los aspectos funcionales de la creación de valor y se especializa en la optimización de costes, ganancias y procesos.

Supply chain management: soluciones de software

Para implementar la SCM se necesitan estrategias y tecnologías eficaces e innovadoras. Con este fin se conectan módulos y aplicaciones que utilizan conceptos de planificación comunes a diversas empresas de manera uniforme y orientándose al proceso. Dichos conceptos incluyen los flujos financieros y de bienes, la optimización de recursos, la logística y la transmisión de datos. Empresas como Amazon y Netflix llevan mucho tiempo utilizando el análisis de big data, el contenido en tiempo real y los sistemas de interacción para evaluar los datos y las necesidades de los consumidores de manera directa y diseñar medidas basadas en ellos.

Hoy en día, muchas empresas utilizan la tecnología para mejorar la cadena de suministro. Sin embargo, raras veces se implementa una cadena de suministro digital eficiente en tiempo real. Esto se debe, por un lado, a que los socios utilizan diferentes sistemas informáticos a lo largo de la cadena y, por otro, a la inquietud que provoca revelar datos de la empresa a todos los involucrados. En términos de SCM, sin embargo, aumentar la transparencia optimizaría el proceso para todas las partes.

Entre los componentes clave para el éxito de la administración de la cadena de suministro se incluyen el análisis de big data, la computación en la nube, las herramientas de simulación, el contenido en tiempo real, las estrategias bimodales y una intensa orientación al cliente. La supervisión de los propios productos podría mejorarse, por ejemplo, mediante tecnologías RFID (identificación por radiofrecuencia), que permiten a los fabricantes y proveedores obtener información directa sobre la demanda y el comportamiento de compra.

Transformar una empresa desde el ámbito de la supply chain management requiere un cambio complejo de los sistemas informáticos y los canales de comunicación a lo largo de toda la cadena de suministro y, por lo tanto, supone un gran reto.

Supply chain management: importancia para las empresas

Con el creciente proteccionismo global y los duros golpes que ha sufrido el comercio internacional en los últimos años, a muchas empresas no les queda más remedio que familiarizarse con la SCM. Actualmente, el lanzamiento al mercado y el ciclo de vida de los productos son cada vez más breves, por lo que cuesta mucho reducir los costes y maximizar los beneficios sin mantener un contacto constante con los socios nacionales e internacionales.

Cambiar las rutas de distribución y las cifras de producción para reducir los niveles de inventario y mantener el flujo de mercancías es especialmente necesario en tiempos de crisis y en mercados inestables. Hace ya mucho tiempo que los grandes actores del mercado, como Walmart, Tesla, Apple o Amazon, se subieron al carro de las tecnologías innovadoras, la inteligencia artificial y la automatización.

Problemas de la gestión de la cadena de suministro

Los problemas más comunes que surgen del supply chain management son los siguientes:

  • Objetivos empresariales contrapuestos: en la cadena de valor, los diferentes objetivos de planificación de las empresas asociadas pueden entrar en conflicto.
  • Distribución de costes, tareas, cargas y beneficios: es importante distribuir justa y equitativamente las tareas, costes y cargas en todos los eslabones de la cadena de suministro.
  • Estándares nacionales e internacionales: coordinar estándares empresariales y de planificación puede suponer un reto.
  • Seguridad de los datos: es necesario proteger los datos financieros y de producción internos de la empresa y seguir las diferentes normativas de seguridad de cada país.
  • Falta de cercanía: mantener una colaboración estrecha y transparente entre fronteras, sin contacto personal directo, no es tarea fácil.

Supply chain management: importancia para el eCommerce

En un mundo globalizado, el eCommerce es cada vez más importante para el sector minorista. La mejor manera de gestionar la compraventa de bienes y servicios en las tiendas en línea y el comercio por Internet es implementar una SCM bien desarrollada. En este sentido, un cibernegocio flexible y con visión de futuro requiere dos elementos clave: la capacidad de valorar la propia escalabilidad y una visión transparente de los niveles de inventario y de la demanda de mercancías.

Con una buena implementación de la administración de la cadena de suministro es posible predecir las ventas y planificar la producción estratégicamente. La gran ventaja del eCommerce es la proximidad hacia el cliente y la evaluación inmediata de big data y del comportamiento de compra. Debido a estos factores, la SCM es especialmente útil para el comercio en línea.

Tiendas Online de IONOS

¿Quieres crear una tienda online?  ¿No tienes ninguna experiencia y quieres llevar tu negocio online rápida y fácilmente? No busques más, ¡Tiendas Online es la solución que necesitas!

Certificado SSL
Dominio gratis
Asistencia 24/7

Consejos para gestionar la cadena de suministros en el eCommerce

Para utilizar con éxito la SCM en el comercio electrónico, cabe prestar atención a algunos factores importantes.

Planificación de personal e infraestructura digital: para garantizar una cadena de suministro fiable, es importante crear una red de fabricantes y proveedores flexible, que se vaya adaptando a las necesidades de una empresa en crecimiento. En el comercio internacional, es muy importante intercambiar ideas con expertos que puedan asesorarnos acerca de cuestiones contractuales, monetarias y aduaneras.

Disponibilidad de bienes y tiempos de entrega: debido a competidores como Amazon Prime, las expectativas de los clientes son muy altas. Los plazos de entrega cortos, los precios bajos y la buena calidad son fundamentales para la mayoría de los consumidores. Para ser competitivas, las empresas requieren una cadena logística eficaz, una gestión previsora del inventario y la capacidad de adaptarse estructuralmente mediante el uso de subcontratistas alternativos.

Reducción del exceso de inventario: para minimizar los costes innecesarios hay que evitar el exceso de mercancías y adaptar los niveles de inventario a las necesidades reales. Evaluar los datos del cliente y valorar las capacidades de nuestros propios almacenes, fabricantes y proveedores nos permite desenvolvernos de manera flexible en el comercio electrónico.

Gestionar devoluciones: especialmente en el comercio minorista en línea, los clientes esperan que el proceso de devolución sea fácil. Por lo tanto, trabajar en condiciones favorables con los propios proveedores en términos de devoluciones resulta importante para equilibrar las pérdidas de ingresos con el buen servicio al cliente.

Consejo

El eCommerce y la gestión de la cadena de suministros son una excelente combinación. Crea tu tienda online con IONOS y aprovecha nuestro sencillo sistema modular para adentrarte en el eCommerce de manera fácil y rápida.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 10 €/año IVA incl.