Instalar Arch Linux: pasos sencillos para que el sistema funcione

Además de un ordenador adecuado, se requiere una conexión estable a Internet para instalar Arch Linux. La configuración se realiza a través de la línea de comandos y es algo más difícil debido a la falta de ayudas gráficas. Opcionalmente se puede añadir un entorno de escritorio después de la instalación de Arch.

Una vez instalado y comprendido, Arch Linux ofrece a los usuarios más posibilidades que muchas otras distribuciones de Linux para servidores. Aunque el sistema tiene una estructura muy minimalista, permite numerosas ampliaciones, por lo que puede adaptarse e individualizarse a voluntad. Sin embargo, antes de llegar a este punto, hay que pasar por el proceso de instalación. El enfoque minimalista también significa que Arch Linux prescinde de ayudas gráficas de instalación y configuración. Para los usuarios inexpertos en particular, esto hace que los primeros pasos sean muy complicados a primera vista. Por ello, explicamos aquí todos los pasos necesarios para instalar Arch Linux, desde los preparativos hasta la configuración final.

Dominios web baratos

Dominios tan originales como tus ideas.

Registra tu dominio con IONOS y disfruta de las funciones integrales que tenemos para ofrecerte.

Correo incluido
Certificado SSL
Asistencia 24/7

Requisitos para instalar Arch Linux

Antes de empezar, es recomendable echar un vistazo a los requisitos del sistema que necesita la instalación de Arch. Tu ordenador debe ser compatible con x86-64, tener una conexión a Internet segura y estable y una unidad USB con una capacidad de almacenamiento de al menos 2 GB. También necesitarás al menos 512 MB de RAM y 1 GB de almacenamiento. Sin embargo, se recomiendan 2 GB de RAM y al menos 20 GB de memoria para una instalación fluida de Arch y su posterior uso regular.

Crea una copia de seguridad antes de instalar Arch Linux

La instalación de Arch borrará todos los datos de tu ordenador, así como el sistema operativo actual. Por esta razón, tendrás que utilizar un ordenador en el que esto no sea un problema utilizar una máquina virtual o crear un backup para Linux o Windows. Para ello, utiliza un disco duro externo. Solo cuando sepas con certeza que la instalación de Arch no puede conducir a ninguna pérdida de datos sensibles, podrás empezar.

Descarga Arch Linux

El primer paso es descargar la imagen de instalación. En la página de descargas de Linux Arch se encuentra un archivo ISO que se guarda en una memoria USB de arranque. También tienes la opción de grabar el archivo en un DVD virgen. Asegúrate de descargar la última versión y de hacerlo solo desde la página oficial.

A continuación, reinicia el ordenador y selecciona el stick en la BIOS como unidad de arranque. La ruta hacia la BIOS depende del fabricante del ordenador. En muchos casos, la tecla [F2] es la correcta. También puedes encontrar la tecla o combinación de teclas adecuada en el manual del fabricante. En la BIOS, abre el menú de arranque, selecciona “Boot Arch Linux (x86_64)”, guarda este cambio y luego arranca desde la memoria USB. Ahora todo estará listo para la instalación de Arch.

Nota

Descubre cómo crear un USB booteable con el tutorial de la Digital Guide.

Crea particiones y borra el disco duro

Para instalar el sistema correctamente, primero hay que crear particiones y luego montarlas. Al principio tienes dos unidades: por un lado, el disco duro de tu ordenador y por otro el soporte de instalación de Arch Linux. Para la partición, procede de la siguiente forma:

  1. Selecciona primero “Arrancar Arch Linux (x86_64)”
  2. La forma más fácil de crear las particiones es utilizar un programa como cfdisk. Para ello, introduce el nombre como un comando.
  3. Ahora selecciona “dos” como estilo de partición para el estilo de partición MBR. También puedes seleccionar “gpt”, “sgi” o “sun” en “Seleccionar tipo de etiqueta”. Si tienes varios discos duros, debes seleccionar el correcto.
  4. Ahora inicia cfdisk mediante “cfdisk /dedv/sda”. Este es el nombre de tu disco duro.
  5. Ahora podrás ver si el disco duro está vacío. Si no es el caso, puedes eliminarlo en “Delete”.

Crea una partición Swap

Si el disco duro está vacío, crea primero una partición Swap que se utilizará como RAM para Arch Linux.

  1. Para ello, ve a “New” en la parte inferior izquierda y pulsa [Intro].
  2. A continuación, selecciona “Primary” y confirma de nuevo con [Intro].
  3. Ahora escribe un número en MB y confírmalo. 1024 corresponde a 1 GB, 2048 a 2 GB y así sucesivamente. Tu partición Swap debe ser dos o incluso tres veces del tamaño de tu memoria RAM. Para 2 GB de RAM, se necesitarían 4096 MB (equivalentes a cuatro veces 1024).
  4. Ahora selecciona “Salir” y termina el proceso.

Crea la partición principal

La partición principal se convertirá más tarde en el espacio de almacenamiento para tu sistema operativo real y otros datos. Esto se crea de la siguiente manera:

  1. Selecciona la partición “Pri/Log Free Space”.
  2. Ve a “New” y pulsa [Intro].
  3. Ahora selecciona “Primary” y confirma tu selección.
  4. Comprueba el tamaño de la partición en “Size Type”. Este valor debería corresponder a tu memoria total menos la partición Swap.
  5. Ahora ve a “Bootable” en la parte inferior izquierda y confirma tu selección.
  6. A continuación, selecciona “Write” (segunda opción por la derecha), luego “Yes” y pulsa [Intro].
  7. Sal de cfdisk hacienda clic en “Quit”.

Crea el sistema de archivos y monta particiones

Por último, crea el sistema de archivos y monta las dos particiones. Para ello, primero formatea tu partición primaria con el siguiente comando:

mkfs.ext4 /dev/sda2

Si has elegido un nombre diferente para tu partición primaria, cambia la entrada en consecuencia.

Ahora monta la partición formateada. El comando para ello es:

mount /dev/sda2 /mnt

De esta manera puedes utilizar la partición como una unidad de disco.

En el siguiente paso, inserta un archivo Swap en la partición Swap. Para ello, utiliza los siguientes comandos y confirma cada uno de ellos con [Intro].

mkswap /dev/sda1
swapon /dev/sda1

Instalación de Arch: sistema y configuración básicos

Ahora puedes empezar con la instalación real de Arch. Para cargar el sistema base, debes conectarte a Internet. Aunque esto también es posible a través de wifi, una conexión Ethernet es más segura en este caso y, por lo tanto, más recomendable.

Instala el sistema base

Para la instalación de Arch, introduce lo siguiente:

pacstrap /mnt base base-devel

Confirma la captura. Ahora se llevará a cabo la instalación de Arch. Esto puede tardar hasta 30 minutos dependiendo de tu conexión a Internet.

Crea un fstab

Crea un fstab con UUIDs para poder especificar dónde se montan las unidades en el directorio. El comando apropiado es:

genfstab -UP /mnt > /mnt/etc/fstab

Establece la contraseña Root

Ahora abre el acceso chroot para hacer más ajustes. El comando apropiado es este:

arch-chroot /mnt

Aquí puedes cambiar tu contraseña root, por ejemplo.

Cambia el idioma, la distribución del teclado y la zona horaria

En este punto también se puede establecer el idioma a través de la configuración del sistema. Este es el comando para el español:

echo LANG=es_ES.UTF-8 > /etc/locale.conf

Los comandos adecuados para la disposición del teclado y la zona horaria local son:

echo KEYMAP=de-latin1 > /etc/vconsole.conf
In -sf /usr/share/zoneinfo/Europe/Berlin /etc/localtime

Crea un archivo

Se necesita un archivo para todos los datos que se utilizan durante el inicio del sistema. Estos initramfs se crean así:

mkinitcpio -p linux

Instala el bootloader

Para la instalación de Arch se necesita un bootloader. Una variante popular y segura es el Grand Unified Bootloader (GRUB). Puedes obtenerlo a través de este comando:

pacman -S grub os-prober

Para la instalación, escribe esto durante el próximo inicio:

grub-install /dev/sda

A continuación, crea un archivo de configuración:

grub-mkconfig -o /boot/grub/grub.cfg

Instalación de Arch completada

Ahora habrás completado con éxito la instalación de Arch y podrás utilizar el sistema base introduciendo este comando:

exit > umount /dev/sda2 > reboot

Si quieres seguir utilizando el sistema a través de la línea de comandos, no hay problema y tu instalación de Arch habrá terminado en este punto. Sin embargo, también puedes configurar otro entorno de escritorio. Hay varias opciones para ello. Además de Gnome, LXDE o Budgie también son compatibles.

Conclusión: la instalación de Arch es más fácil de lo que parece

Linux conoce, sin duda, sistemas más simples que Arch. Sin embargo, una vez realizada la instalación, se obtiene un sistema que ofrece muchas posibilidades de personalización. Para los principiantes, otras distribuciones pueden ser más adecuadas a primera vista, pero una vez que te hayas familiarizado y entendido Arch desde la instalación hasta la configuración y el mantenimiento regular, esto también te ayudará con otras distribuciones. También existe una gran comunidad disponible para todas las preguntas sobre Arch Linux.