CMYK – El secreto de los cuatro colores

En los tiempos de Gutenberg ya se podían imprimir los colores, aunque el proceso de reproducción de imágenes en color se adaptó unos cientos de años después para los medios de comunicación de masas impresos. Desde 1954 existen las escalas de colores normalizadas, la DIN 16 508 para la impresión tipográfica y la DIN 16 509 para la impresión offset, ambas creadas en Alemania. Hoy en día las impresoras a color son un estándar en casa. ¿Pero cómo llega la imagen RGB del monitor del ordenador al papel impreso? Aquí aprenderás todo acerca de los colores CMYK y las diferencias con RGB y otros modelos de color.

Dominios web baratos

Dominios tan originales como tus ideas.

Registra tu dominio con IONOS y disfruta de las funciones integrales que tenemos para ofrecerte.

Correo incluido
Certificado SSL
Asistencia 24/7

¿Cómo funciona CMYK?

El uso de colores para presentaciones en pantallas de imagen y en impresiones sigue las características especiales físicas del ojo humano. Este es especialmente sensible a tres longitudes de onda de luz. Justamente los colores rojo, verde y azul son los que se utilizan en el espacio de color RGB. Esto garantiza una reproducción cromática equilibrada en los monitores a color.

El proceso de impresión normalmente se realiza en papel blanco. El papel no es transparente y, por lo tanto, no deja pasar la luz. Los cuatro colores de impresión cian, magenta, amarillo y negro (CMYK) se pintan en el papel uno detrás del otro en la impresión industrial de color offset. Esto no es bidimensional, sino que se realiza mediante puntos muy pequeños pero muy juntos que el ojo humano percibe como una imagen en color desde una distancia de visión normal. Para conseguir una calidad de imagen adecuada, la impresión industrial offset se imprime normalmente con 300 puntos por pulgada (dpi, del inglés “dots per inch”), que convertidos al sistema métrico son 11,8 puntos impresos por minuto. Estos puntos de impresión tienen diferentes tamaños, en función del grosor deseado de la aplicación de la tinta. Si una parte de la tinta se encuentra al 0 %, no habrá ningún punto y, por lo tanto, ningún color.

En las impresoras de tinta acolor se lanzan al papel gotas de tinta, como si fueran puntos de color, muy cerca unas de otras. El tamaño de los puntos se encuentra entre 0,3 y 0,4 milímetros. La suma de cada una de las gotitas en los colores CMYK da como resultado la “ilusión” de una imagen a color. Se obtiene el mismo resultado de una impresora láser a color, aunque de otra manera. Hay cuatro tambores cargados eléctricamente que se descargan por medio de un rayo láser en un punto donde no se debe adherir el tóner de uno de los cuatro cartuchos CMYK. Las zonas cargadas restantes se revisten finamente con las tintas del tóner. Estos píxeles de impresión revestidos se transfieren uno tras otro al papel y se fijan con calor.

Estos tres ejemplos (impresiones offset, de tinta a color y de láser a color) ilustran los requisitos de precisión de las impresoras. Sigue leyendo para saber cómo se reparten y utilizan los colores.

¿Cuántos colores tiene el espacio de color CMYK?

El espacio de color CMYK trabaja con los colores básicos: Cyan (azul), Magenta (rosa) y Yellow (amarillo). La letra K viene de “Key” o “Kontrast” y denomina al negro. La “B” del espacio de color RGB se refiere a “Blue” (azul), por lo que “Black” (negro) queda fuera de las opciones. Los colores CMYK están normalizados hoy en día con la ISO 2846, una sucesora de la llamada “euroescala”, que se definió de forma vinculante en la norma DIN 16539 de 1971.

CMYK forma parte de los modelos sustractivos de colores, lo que de manera más sencilla significa: si todos los colores están 100 % activos, el resultado es el color negro; si faltan todos los colores, es decir, se encuentran al 0 %, el papel (blanco) se queda blanco. La intensidad de los tonos de color se puede comparar con las mezclas de colores de la caja de tintas. Por ejemplo, el azul mezclado con el amarillo resulta en verde y, dependiendo de la cantidad de agua y de los componentes del color, se produce un tono diferente de verde.

La diferencia importante con RGB: la ausencia de los tres colores (RGB= 0, 0, 0) da como resultado el negro en el espacio de color RGB. Si rojo, verde y azul se encuentran en su máximo valor (255), saldrá el color blanco. RGB es, por lo tanto, un modelo de color aditivo opuesto a CMYK.

En la práctica, se ha comprobado que en la impresión del 100 % de cian, magenta y amarillo se produce un tono marrón muy oscuro. En la ilustración anterior, se puede ver en el campo de color CMYK = 90/90/90/0. Esto requería otro componente más para poder imprimir un color realmente negro. Es por eso por lo que se añadió el color negro (K) en el espacio de color, lo que también ayudó a poder clasificar los otros tres colores de una mejor manera. Con los colores CMYK se pueden reproducir teóricamente hasta 4000 millones tonos diferentes.

CMYK y RGB: ¿cuándo usar cada uno?

El modelo de color CMYK se usa cuando una imagen se va a reproducir físicamente por medios de impresión, es decir, en impresoras de distintas tecnologías, así como en impresoras de color de ordenador que funcionan con tecnologías de inyección de tinta o láser. Esto significa que, en una impresora láser a cuatro colores, además del cartucho de tóner negro, se usarán otros tres con cian, magenta y amarillo. En impresoras de tinta a color ocurre lo mismo, aunque desde hace tiempo se trabaja también otros colores. Con la creciente demanda de productos de impresión, las impresoras industriales se han complementado igualmente con más mecanismos de impresión a color. En las impresiones a seis colores se añade el verde y el naranja. Otras técnicas de impresión de colores múltiples utilizan colores planos, también llamados colores especiales.

Consejo

¿Cuándo muestra el modelo RGB sus puntos fuertes? Aquí puedes leer nuestra guía sobre los colores RGB, que revela los secretos de la mezcla aditiva en RGB y enumera también otros espacios de color.

Puedes encontrar RGB siempre que haya pantallas o monitores. Las cámaras de fotos digitales también producen archivos de imagen RGB. Con RGB se pueden conseguir 16,8 millones de tonos de color diferentes.

¿Qué otros espacios de color existen?

Cada medio impreso, así como cada tipo de papel, reproduce las tintas de impresión de forma ligeramente diferente, aunque tengan los mismos valores CMYK. Algunos absorben mucho la tinta, otros tienen una superficie plana y brillante y otros son mates. Para poder reaccionar a esto, se han establecido perfiles de color estándar que aseguran que se obtenga el mismo resultado de impresión para determinados tipos de papel y tintas de impresión. Un ejemplo de este tipo de perfil de color es el perfil estándar de color de la industria de impresión de Europa “ISO Coated v2”.

También hay perfiles de color en escáneres y monitores para que se igualen los colores en su paso por los aparatos técnicos, de forma que se consiga la máxima fidelidad de color en el medio de salida. Los conjuntos de datos para la estandarización de los sistemas de gestión del color están coordinados por el Consorcio Internacional de Color (ICC).

Los sistemas de color sobrepasan esto y definen la composición de colores de manera diferente y, en parte, más amplia. Algunos de ellos se basan también en otros modelos teóricos de percepción de color del ojo humano.

CIELAB

El sistema de color también se denomina CIEL*a*b* o colores de laboratorio. Se basa en la percepción humana del llamado observador normal, es decir, recoge todos los colores perceptibles, y no se basa en un modelo matemático como RGB o CMYK. La norma subyacente es la EN ISO 11664-4 “Colorimetry -- Part 4: CIE 1976 L*a*b* Colour space”. En los artículos técnicos, puedes encontrar a menudo el término “Tristimulus”.

HKS

El sistema de color HKS se basa en 88 colores básicos y 3520 tonos de color lisos con los que se puede imprimir tanto en papel de impresión natural y artístico. Al contrario que en CMYK, estos colores ya están preparados para ser mezclados antes de la impresión. El objetivo es la comparabilidad y reproducibilidad de los tonos de color. Los colores HKS pueden ser simulados a través de CMYK, aunque en pocos casos se consigue su brillo.

Pantone

El Pantone Matching System es un sistema de color internacional usado para gráficos e impresión desarrollado por la empresa americana Pantone. Contiene 1867 colores especiales (en 2016), la mayoría de los cuales no pueden reproducirse con la conocida impresión a cuatro colores.

RAL

El sistema de color RAL Classics de 1927 recoge 213 tonos de color. Desde 1993 existe el sistema de diseño RAL con 1625 colores normalizados. Algunos de los colores RAL son colores de marcas o colores de señalización para determinados objetos, como por ejemplo el RAL 3024 como acabado para los vehículos de bomberos y de salvamento, los cruceros de salvamento marítimo y las lanchas de salvamento de la DGzRS (siglas del Servicio Marítimo de Búsqueda y Rescate Alemán). La representación real de los colores RAL no se puede realizar mediante monitores o impresoras y solo se aproxima mediante las indicaciones de color de CMYK o RGB.

Si quieres saber más sobre el uso de los colores y formatos de imagen, aquí te dejamos nuestras guías “¿Qué es un pixel?” y “¿Qué es TIFF? Introducción al formato de imagen”.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 10 €/año IVA incl.