¿Qué son los navegadores?

No importa desde qué plataforma nos conectemos. Ya usemos ordenador, tableta o smartphone, para conectarnos a Internet necesitamos un navegador. De este modo, utilizamos Chrome, Mozilla Firefox o Safari para visitar sitios web o hacer compras online. ¿Pero qué es un navegador, en realidad? Descubre cómo funciona exactamente “la puerta a la World Wide Web”.

Qué es un navegador: un resumen

Un navegador es un software, casi siempre gratuito, para la representación gráfica de la World Wide Web. Un navegador permite visualizar textos, imágenes y vídeos, pero también enlaces y otras funciones de los sitios web. El término navegador proviene del inglés to browse y significa algo así como “explorar” u “ojear”. En su origen, los navegadores estaban diseñados para navegar hacia adelante y hacia atrás dentro de archivos de texto de varias páginas. Con la introducción del hipertexto, se añadieron referencias cruzadas en la navegación, los llamados hipervínculos. Desde entonces, las funcionalidades de los navegadores han crecido enormemente. Además de imágenes y vídeos, pueden integrar y dotar de funciones a gráficos interactivos, archivos de audio, PDF y otros recursos.

¿Cómo funciona un navegador?

Para responder a la pregunta “¿Qué es un navegador?” de manera más precisa, es necesario entender cómo funciona el software. Al escribir un URL en el navegador, este solicita la página al servidor de destino. El servidor responde devolviendo el contenido en forma de código HTML, imágenes y otros recursos. Cada recurso tiene una identificación unívoca, el llamado URI (Uniform Resource Identifier). A partir de las especificaciones dadas por los archivos HTML y CSS, el navegador interpreta todo el contenido y lo representa para que podamos ver y utilizar el sitio web como en nuestra pantalla.

¿Qué significa esta interpretación y cómo funciona un navegador a nivel técnico? Para poder mostrar todos los recursos correctamente, cada componente está a cargo de una tarea: la interfaz de usuario del navegador es lo que vemos. Detrás de esta se encuentra el motor del navegador, que sirve de interfaz entre la interfaz de usuario y el motor de renderizado.

El elemento central del navegador: el motor de renderizado

Este módulo es el elemento central para la representación del contenido. De forma predeterminada, el motor puede mostrar archivos e imágenes HTML y XML. Sin embargo, con los plugins adecuados, también es posible obtener recursos adicionales. Por ejemplo, al solicitar un archivo HTML, el motor de renderizado lo lee y analiza los datos HTML y los convierte a un formato procesable para el navegador. El motor de renderizado crea la estructura DOM, es decir, la estructura de contenido de las etiquetas, y la estructura de renderizado, que mapea los colores y otros criterios de la maquetación.

En los siguientes pasos se combinan las siguientes estructuras. Primero, el árbol de estructura DOM o los nodos individuales se posicionan según unas coordenadas exactas. Finalmente, se ejecuta la estructura de renderizado con la ayuda del backend de la UI y se visualiza el sitio web apropiadamente. Este paso también se llama painting. “UI” significa User Interface o interfaz de usuario, también llamada frontend, es decir, lo que el usuario ve en la pantalla.

Otros módulos del navegador

Además del ya mencionado backend de la interfaz de usuario, que se encarga de mostrar widgets básicos como Windows, hay otro módulo a cargo de las llamadas de red a través de los protocolos comunes, como HTTP. Un intérprete de JavaScript interpreta y ejecuta el código JavaScript. También hay una memoria de datos disponible como componente persistente, que almacena las cookies, el historial del navegador y la memoria caché en el ordenador local, por ejemplo. En HTML5, esta memoria se resuelve como una base de datos web ligera en el navegador.

Diferencias de visualización entre navegadores

Debido a que existen diferentes versiones de HTML –HTML, XHTML o HTML5– y los diferentes navegadores no los interpretan exactamente de la misma manera, un sitio web en Chrome a veces se ve ligeramente diferente que en Firefox. No obstante, las funciones básicas siempre son las mismas, por lo que, salvo por pequeñas diferencias de posicionamiento y visualización, todos los textos, imágenes y enlaces aparecen igual. Estas diferencias también pueden ocurrir cuando el navegador no está actualizado. Por esto, te recomendamos hacer actualizaciones frecuentes.

¿Qué elementos tiene el navegador?

Una vez se ha explicado qué es un navegador, te resumimos los elementos y funciones más importantes. El equipamiento básico de cada navegador incluye los siguientes elementos:

  • barra de direcciones para escribir el URL,
  • botones para navegar hacia adelante y hacia atrás, para actualizar o recargar o para detener la carga,
  • botón de la página de inicio del navegador,
  • función para establecer marcadores.

Otras funciones varían de un navegador a otro o se pueden añadir según se requiera.

Funciones adicionales útiles del navegador

Además, algunos navegadores, como Firefox o Safari, permiten organizar los marcadores, guardar contraseñas y navegar en modo incógnito, lo que se conoce como “navegación privada”. Así, podrás navegar sin dejar huella en tu propio dispositivo. Por ejemplo, no se guardará el historial de navegación y los datos introducidos en un formulario no se podrán recuperar. Respecto a seguridad y protección, los navegadores más populares contienen funciones de protección contra el phishing y el malware, así como bloqueadores de anuncios, de forma estándar. Sin embargo, estas funciones no pueden reemplazar un programa antivirus que todo dispositivo final debería tener.

Consejo

Si a tu navegador le faltan algunas funciones, como la posibilidad de hacer copias de pantalla o de poder visualizar ciertos contenidos, puedes ampliar las funciones de este mediante extensiones web y plugins.

¿Qué navegadores hay y cuál es el mejor?

Como todos los navegadores tienen esencialmente las mismas funciones, no es posible decir que haya uno intrínsecamente mejor que otros. Depende mucho más de tus necesidades y hábitos de uso. Entre los navegadores más populares de España están los siguientes:

  • Mozilla Firefox: uno de los navegadores más populares de Europa.
  • Microsoft Internet Explorer & Edge: una parte integral de los sistemas operativos de Microsoft desde Windows 95.
  • Google Chrome: está en el mercado desde 2008 y es el líder en sincronización a través de varios dispositivos.
  • Safari: el equivalente de Apple al Internet Explorer o Edge de Microsoft.
  • Opera: especialmente popular en los dispositivos móviles.

Te presentamos cada navegador en detalle en un artículo separado sobre el tema: ¿Cuál es el mejor navegador?.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 10 €/año IVA incl.