Low code: definición, características y ámbitos de aplicación

Para crear una página web, una herramienta de software o una app para móviles, hay que disponer de la plataforma y el lenguaje de programación adecuados. Según el propósito y la complejidad de la tarea, se puede escoger entre diferentes plataformas que requieren, todas ellas, un conocimiento especializado de este tipo de procesos. Sin embargo, cuando no hay tiempo para aprender los conceptos básicos de la programación, se puede recurrir, como alternativa, a una low-code platform.

¿Qué significa low code?

El término low code podría traducirse a grandes trazos como poco código o poca programación; este tipo de desarrollo evita, en la medida de lo posible, la programación manual convencional. Para reemplazarla, el enfoque low code se basa en una interfaz gráfica de usuario y utiliza elementos visuales predefinidos. Esto facilita en gran medida el proceso de desarrollo de software y ahorra tiempo, ya que elimina la necesidad de programar manualmente cada uno de los elementos. El low code es, por lo tanto, una forma simplificada de desarrollo de software que requiere pocos conocimientos previos de programación.

No obstante, como se puede intuir por su nombre, las low-code platforms tampoco pueden prescindir totalmente de la programación manual. En general, un 80 % del proceso de desarrollo ocurre sin necesidad de redactar códigos. Las que no requieren en absoluto la introducción de código son llamadas plataformas no-code, que permiten ahorrar aún más tiempo, pero no son tan flexibles como las low code, en las que los desarrolladores pueden hacer modificaciones individuales.

Nota

El desarrollo low code surgió en los años 90 y tuvo como precedente el llamado desarrollo rápido de aplicaciones o Rapid Application Development (RAD), cuyas plataformas más populares eran Oracle Forms, Visual Basic y Delphi.

¿Qué tiene de especial el low code?

El concepto low code fue acuñado por la agencia de investigación de mercados Forrester Research en un informe sobre nuevas plataformas de desarrollo de aplicaciones orientadas al usuario. En dicho informe, los analistas Clay Richardson y John Rymer señalaron cuatro características que definen las low-code platforms:

Métodos gráficos de modelado

Gracias a su interfaz gráfica de usuario, las plataformas low code permiten trabajar de forma intuitiva siguiendo un principio modular. El usuario dispone de modelos visuales que suelen seleccionarse mediante drag-and-drop (arrastrándolos con el ratón) para integrarlos, en el orden deseado, en el propio proyecto. Este modelado visual permite un desarrollo rápido de complejas aplicaciones web y móviles y, con él, un gran aumento de la productividad.

Reutilización

El ahorro de tiempo es siempre una prioridad en el desarrollo low code y no se consigue únicamente mediante el modelado visual que sustituye a la programación convencional. Los usuarios también aumentan su productividad utilizando plantillas, plugins y widgets que pueden reutilizarse tantas veces como se quiera. Algunas empresas incluso disponen de una tienda privada a través de la cual ponen elementos propios a disposición de sus equipos.

Acceso a través de la nube

La mayoría de plataformas low code permiten a los usuarios guardar y gestionar sus aplicaciones en la nube. De este modo, si se producen cambios o se introduce una nueva base de datos, no es necesario reprogramar. Las herramientas visuales utilizadas también están ubicadas en la nube para permitir una disponibilidad e implementación inmediata de la aplicación.

Soporte más allá de la fase de desarrollo

Si se usa una plataforma low code para desarrollar software, el proveedor ofrece soporte técnico más allá de la fase de desarrollo. Eso significa que el soporte no solo incluye la creación de la aplicación, sino también la implementación y las tareas de mantenimiento. Además, también es posible pausar o posponer proyectos y volver a retomarlos cuando se quiera.

¿Qué ventajas ofrece el low code?

Existen muchas razones para usar el enfoque low code. Las principales ventajas de este método de desarrollo se pueden resumir de la siguiente manera:

  • Velocidad: puesto que el desarrollo low code no requiere apenas programación manual, los prototipos y las aplicaciones completas se desarrollan más rápidamente, lo cual también aumenta la eficiencia de los programadores profesionales, que pueden así centrar su atención en las funciones esenciales en lugar de tener que buscar fallos en el código.
  • Sencillez: la simplicidad de su uso permite a los usuarios familiarizarse rápidamente con el proceso sin necesidad de muchos conocimientos previos. El código fuente, que convencionalmente debe ser escrito a mano, se genera automáticamente mediante una ordenación intuitiva de elementos. Las modificaciones también pueden implementarse fácilmente a posteriori.
  • Reducción de costes: un efecto directamente relacionado con el ahorro de tiempo es la reducción de costes. Los elementos visuales de las plataformas low code pueden reutilizarse y no necesitan ser redactados de nuevo cada vez. Gracias a la simplicidad de la aplicación, los trabajadores no necesitan costosos cursos para familiarizarse con ella.
  • Flexibilidad: las herramientas flexibles permiten publicar las aplicaciones desarrolladas en el entorno que se desee. Además, el sencillo manejo de las low-code platforms les otorga una gran adaptabilidad. De este modo, los desarrolladores pueden reaccionar rápidamente ante cambios como, por ejemplo, nuevas exigencias del mercado.
  • Mayor calidad: puesto que el desarrollo low code también está pensado para programadores amateurs, ofrece la posibilidad de integrar en él conocimientos especializados de diferentes ámbitos. De esta manera, expertos de diferentes disciplinas pueden actuar como citizen developers (desarrolladores no profesionales) para ayudar a encontrar soluciones creativas, favoreciendo así la entrada de ideas externas y aumentando la calidad del producto final.

¿Dónde y cuándo se utiliza el low code?

Ya sea en una página web, una app móvil o una herramienta de escritorio, con la ayuda del enfoque low code, el desarrollo de aplicaciones multiplataforma es más fácil que nunca. Por sus numerosas ventajas, este método ya se usa con éxito en muchos ámbitos y ha demostrado ser especialmente útil cuando se trata de procesos reiterativos. Las aplicaciones low code ayudan, por ejemplo, a optimizar procesos internos que, sin ellas, requerirían mucho papeleo. En particular, en el ámbito de la gestión de personal, estas soluciones ahorran mucho tiempo y dinero.

Sin embargo, el low code no solo se utiliza con fines internos, sino también externos. En la administración pública, en el comercio electrónico y en la industria, por ejemplo, el rápido desarrollo de aplicaciones de software de implementación inmediata y orientadas al cliente ha ganado muchos adeptos. Mientras que quienes no son profesionales de la programación se dedican a desarrollar apps para aumentar la eficiencia de la empresa, los programadores expertos usan las plataformas low code para crear prototipos de apps innovadoras. También es posible mejorar los llamados legacy systems (sistemas anticuados), es decir, adaptar aplicaciones ya existentes con el enfoque low code para que cumplan las expectativas de los nuevos clientes y del mercado, así como para hacer más intuitivo su uso.

Muchos emprendedores y bloggers usan low-code platforms para crear su propia página web. El ejemplo más conocido es, sin duda, el sistema de gestión de contenidos (o CMS, por sus siglas en inglés) WordPress. En este sistema, los usuarios escogen en primer lugar una plantilla de layout o maquetación para su página. A continuación, pueden insertar texto y diferentes archivos audiovisuales. Puesto que se trata de un proveedor open source o de código abierto, los usuarios con conocimientos de programación también pueden ver el código fuente y modificarlo según sus necesidades. WordPress es, por lo tanto, un ejemplo clásico de plataforma low code, concebida tanto para usuarios legos, como para desarrolladores profesionales.

El low code facilita la programación de nuevos productos de software y permite conseguir resultados profesionales sin requerir largos procesos de trabajo y aprendizaje. Por eso, el desarrollo low code se ha convertido en una alternativa más rápida y económica a los métodos de desarrollo convencionales.


Pon a punto tu negocio y termina el año con éxito
Hemos rebajado algunos de nuestros mejores productos para
ayudarte a aumentar las ventas en estas fiestas.
Ahorra hasta un 75%