MOOC: la formación al alcance de todos

El sueño de Internet: ofrecer cursos de formación gratuitos y con un número de participantes ilimitado. Con los MOOC (massive open online courses), también conocidos como COMA en español (curso online masivo y abierto), la educación está empezando a estar al alcance de todos. Disponer de conexión a Internet y contar con la motivación necesaria son los únicos requisitos para participar en cualquiera de los cursos ofrecidos sobre diferentes temáticas, donde para comunicar el contenido no solo se recurre a los métodos más comunes, como vídeos o textos especializados, sino que en ocasiones también se utilizan otros métodos de apoyo que la tecnología hace posibles, como la interacción entre los participantes. Pero ¿son todo ventajas? ¿Existen diferencias?

¿Qué son los MOOC?

Internet siempre se ha caracterizado por ser el espacio virtual para el intercambio de conocimientos. De hecho, hoy más que nunca se recurre a la World Wide Web para obtener información de cualquier tipo. Wikipedia es, a día de hoy, la enciclopedia online más visitada. Aunque con Internet el usuario tiene ante sí prácticamente el saber mundial al completo, a menudo tiene que arreglárselas solo para encontrar todo lo que necesita: la información no siempre es completa y la posibilidad de realizar preguntas sobre un tema se reduce.

No ocurre así en las escuelas y universidades, donde los temas se abordan de cerca junto a otras personas interesadas, los profesores y expertos realizan actividades que refuerzan los conocimientos al respecto y las preguntas de los estudiantes encuentran una respuesta. Con los MOOC se pretende unir las ventajas de ambos mundos: la interactividad presencial propia de las aulas con el acceso abierto que proporciona Internet.

Como ya se ha dicho, el acrónimo MOOC se refiere a Massive Open Online Course. Un análisis de las cuatro partes que lo componen permite comprender la esencia de estos cursos online:

  • Massive (masivo): gracias al carácter virtual de Internet, los MOOC no se ven afectados por una limitación del espacio físico, lo que permite que en muchos seminarios puedan participar tantos usuarios como deseen (basta con tener acceso a Internet y un ordenador). Es por eso que en los MOOC se pueden registrar entre cien y varios miles de estudiantes, de ahí que se use el término masivo.
     
  • Open (abierto): los estudios universitarios se caracterizan por disponer de un número de plazas limitadas, de modo que solo quienes consigan nota suficiente en las pruebas de acceso podrán formarse en los ámbitos que les interesan. Por otro lado, la formación no universitaria suele exigir un importante desembolso por parte del estudiante. Con los MOOC se evita todo ello, pues cualquier persona con acceso a Internet puede participar en el curso que desee independientemente de sus ingresos, área de especialización o nivel educativo.
     
  • Online: los seminarios siempre son online. De ahí que los MOOC compartan muchas características con las universidades a distancia. En el e-learning se ofrece material de aprendizaje sin importar la ubicación del usuario y se acompaña de herramientas pedagógicas digitales.
     
  • Course (cursos): a menudo, los MOOC no son solo presentaciones como tales. Aunque en algunos casos se pueden encontrar ponencias que siguen el modelo de clases magistrales, la mayoría de la oferta se basa en el concepto de seminario, pues en vez de ofrecer únicamente conocimiento para consumir, también se busca que los participantes interactúen. Por eso, muchos de los cursos también disponen de tareas extra o exámenes finales.

Los MOOC existen aproximadamente desde 2008. Por aquel entonces, George Siemens y Stephen Downes, pioneros en el terreno del e-learning, presentaban el que probablemente fue el primer MOOC en Internet y que se ocupaba de un tema relacionado directamente con el principio que sustenta el aprendizaje en Internet: el conectivismo y el conocimiento conectivo. Desde entonces, muchos investigadores han seguido su ejemplo y han compartido conferencias y material para el aprendizaje de forma abierta. Concretamente el MIT y la Universidad de Stanford supieron reconocer rápidamente el potencial de estos cursos online y empezaron a incluirlos en su oferta.

También las empresas privadas vieron las ventajas de los MOOC. Plataformas como Udacity o Coursera ofrecen cursos en línea de nivel universitario. El contenido no lo crea la plataforma misma, sino que trabaja con investigadores y universidades de todo el mundo, ofreciendo los cursos de forma gratuitaen la mayor parte de los casos. Al final del curso los participantes pueden realizar un examen y, si aprueban, obtener un documento que lo certifique, aunque para este reconocimiento suele ser necesario pasar por caja previamente.

La oferta de MOOC es muy amplia. A pesar de que en un principio la mayoría de los cursos pertenecían al ámbito de la informática, a día de hoy es posible encontrar seminarios en todas las áreas de conocimiento. La oferta más variada se encuentra en inglés, aunque también se encuentran cursos en español y otros idiomas. Si bien muchos de ellos solo se basan en la difusión de conocimientos, hay algunos (sobre todo en Udacity) que se centran en la aplicación práctica de lo aprendido.

Tipos de MOOC

No todos los MOOC siguen una misma estructura y son dos los modelos que se han implantado con más aceptación en los últimos años: los cMOOC y xMOOC, si bien cabe añadir a estos los bMOOC, una combinación con ofertas offline. A continuación, se muestran las características de cada uno:

xMOOC

Los xMOOC se parecen mucho a una clase magistral. Los profesores, investigadores y docentes explican el tema en cuestión en un vídeo que acompañan de material de aprendizaje complementario, de modo que en el centro del curso se encuentra el profesor. En la mayoría de las plataformas los cursos se basan en este principio. Como para los estudiantes este tipo de MOOC no requiere mucha actividad, no es de extrañar que la mayoría de los estudiantes se registren en ellos. La x se utiliza para “extension” (extensión) y procede de la denominación que la universidad de Harvard asignaba a sus cursos en línea.

cMOOC

La c de la modalidad cMOOC se refiere a “connectivism”. El conectivismo es un término que designa a una teoría de aprendizaje que parte de la base de que las personas son seres interconectados y considera al aprendizaje como creador de vínculos. El foco en este caso se encuentra en los estudiantes, que pueden participar de forma activa. Normalmente, los docentes crean materiales como, por ejemplo, vídeos y motivan a los estudiantes a realizar sus propias aportaciones, ya sean entradas de blog, vídeos propios o podcasts, aunque realmente no es obligatorio. Este modelo fue concebido por George Siemens y Stephen Downes.

bMOOC

Este tipo de MOOC “blended” (mixto) une la enseñanza in situ con una conexión online, disponible esta última para el público en general. Los estudiantes pueden profundizar y tratar el contenido del MOOC, que no tiene por qué haber sido producido por la universidad que lo utiliza. De hecho, los profesores pueden seleccionar diferentes MOOC de otras instituciones para tratarlos y discutirlos en clase.

Dauer von MOOCs

En lo que al tiempo respecta, los MOOC suelen tener una duración similar a la de un curso presencial en la universidad. Es decir, los participantes van a tratar el tema durante algunos meses. Si bien en teoría sería posible participar en un curso en cualquier momento y de forma individualizada gracias a la difusión del contenido didáctico a través de Internet, la mayoría de las veces los seminarios están ligados a un periodo de tiempo concreto. De igual modo, es posible que en algunos casos los participantes puedan administrar el tiempo para completar las partes individuales, aunque normalmente se trabaja con intervalos semanales, esto es, a cada lección se le asigna una semana.

Los MOOC no han de confundirse con los webminarios, dado que no se limitan a la presentación de una conferencia online. Aunque sean conceptos similares, pues normalmente ambos presentan contenido en línea en formato de seminario, los MOOC exigen cierto grado de compromiso, ya que tienen una duración de varios meses.

Elementos de los massive open online courses

No hay una regla que establezca la composición de los MOOC. Normalmente, el tema tratado y el tipo de MOOC utilizado influyen en los métodos utilizados para comunicar la información, si bien no son estos los únicos factores a tener en cuenta, pues el objetivo del curso va a influir en gran medida en el modo de presentación. Si bien es cierto que es común la presencia de vídeos de docentes junto a material escrito complementario.

  • Vídeos: son el medio de comunicación más recurrente. Al no tratarse de clases en directo, los docentes crean vídeos donde exponen toda la materia. Se ha comprobado que es más efectivo presentar la información en varias reproducciones cortas que en una única larga.
     
  • Texto: al igual que en las clases más tradicionales, en los MOOC también se puede ofrecer a los participantes textos especializados junto a otros materiales. Pueden ser considerados como contenido complementario a los vídeos o presentarse como contenido independiente.
     
  • Tests: en muchos MOOC los participantes no solo tienen que aprobar un examen final para poder obtener una certificación que confirme el contenido aprendido, sino que a lo largo del curso también hay que completar algunas pruebas. Estas no están pensadas para calificar a los participantes y ponerlos bajo presión, sino a modo de autoevaluación para comprobar el progreso individual. A menudo se trata de exámenes tipo test, cuya evaluación puede llevarse a cabo automáticamente.
     
  • Ejercicios extra: en algunos MOOC también es necesario hacer “deberes” o ejercicios complementarios donde los participantes abordan la materia con más exactitud. Pero a los docentes les es imposible revisar miles de trabajos, por ello se recurre a la revisión por pares, en la que los estudiantes se van evaluando entre ellos.
     
  • Comunicación: especialmente en los cMOOC la comunicación entre participantes es muy importante. En muchos casos, los organizadores del curso ofrecen un foro especial para ello aunque también es posible poner en contacto a los participantes en redes sociales o crear grupos independientes. Para la comunicación de los grupos se puede recurrir a Google Hangouts u otras tecnologías similares. Algunos grupos incluso se reúnen en un espacio físico.
     
  • Participación: sobre todo en los cMOOC, participar con el resto de miembros del curso es también un factor muy importante. Dado que esta oferta va a depender de las aportaciones de los miembros del curso, hay que motivar a los estudiantes para que creen su propio contenido. No hay que respetar ningún formato concreto, por ejemplo, pueden crear un blog con el tema del curso donde discutir el contenido con otros estudiantes.
Nota

Uno de los problemas a los que se enfrenta este tipo de formación es el de interceptar los intentos de fraude durante las pruebas y exámenes. Como cada participante completa los exámenes en un ordenador desde el lugar elegido, es muy difícil descubrir si se está utilizando algún método fraudulento para aprobarlo. Para comprobar que realmente es el participante del curso el que se enfrenta a la prueba se han utilizado diferentes métodos: desde webcams hasta procedimientos para medir las pulsaciones. Coursera ha utilizado este último método, que analiza el modo de escribir de cada persona en el teclado.

Ventajas e inconvenientes de los MOOC

El concepto de los MOOC puede parecer maravilloso y, de hecho, tanto docentes como estudiantes en todo el mundo se benefician de estos cursos online. Por tanto ¿se puede hablar de ellos como el futuro de la enseñanza? La respuesta sigue abierta aunque conviene sopesar no solo sus ventajas, sino también los inconvenientes.

Estudiantes y MOOC

La ventaja para los estudiantes está clara, pues los MOOC permiten una enseñanza autosuficiente, sin limitaciones y gratuita sobre la temática o campo deseado. Aquellos que no han podido continuar con estudios superiores encuentran en los MOOC la oportunidad de seguir con su formación hasta alcanzar el máximo nivel. Además, cualquier persona puede participar en cursos de universidades como la de Stanford.

No obstante, el concepto trae consigo también una serie de desventajas que en parte se deben a que el proceso de aprendizaje es diferente a lo que hasta ahora se ha aplicado en las universidades o en los centros de formación superior. Hay que ser muy disciplinado y contar con mucha fuerza de voluntad para completar un curso, además de ser consciente de que la supervisión va a ser menor, ya que el número elevado de participantes impide que el docente pueda atenderlos a todos de forma individualizada. A menudo también ocurre que el conocimiento adquirido es la única recompensa obtenida por finalizar un curso, aunque en ocasiones también se conceden certificados. No obstante, estos apenas tienen reconocimiento en el mercado laboral, si bien es cierto que poco a poco se van dando pasos para reconocer los créditos de los MOOC en los centros de estudios superiores, iniciativa que aún se encuentra en una fase muy temprana.

Pros Contras
Gratuito Sin certificado ni título real
Virtual Asistencia personalizada escasa
Sin límites de participación Presión menor para obtener resultados
Duración flexible (relativamente) Disponibilidad de PC y conexión a Internet necesaria

Profesores y MOOC

Los MOOC también ofrecen grandes ventajas para los docentes, ya que el contenido didáctico, por ejemplo, se puede poner a disposición de muchos más estudiantes que los que permiten los seminarios presenciales. Aparte de esta perspectiva idealista, también ayuda a mejorar la reputación, tanto del docente en cuestión, como de la universidad o el centro de enseñanza para el que trabaja. También se está empezando a introducir este material en las clases presenciales, si bien esto depende de la intención del profesor. Dado que la mayor parte de los MOOC se ofrecen a partir de plataformas externas a la universidad, la protección de datos no está asegurada. Concretamente, Coursera estaba bajo sospecha por compartir sus datos con terceros.

La recopilación de datos puede ser también una ventaja, pues los docentes pueden reconocer en qué momento empiezan los estudiantes a abandonar el curso y mejorar en esos puntos la materia, los métodos utilizados o la estructura. Además, hay que tener en cuenta que en este tipo de enseñanza la tasa de abandono es muy alta y son pocos los participantes que llegan hasta el final, si bien esto no tiene por qué contradecir el concepto. La oferta gratuita invita a algunos estudiantes a echar un vistazo al curso, aunque no tengan intención de terminarlo. Más si se tiene en cuenta que, aunque el curso sea accesible para todos, en muchos de ellos se requiere una serie de conocimientos de base para poder llevarlo a cabo.

Por último, indicar que otra de las desventajas a tener en cuenta es que en la publicación en Internet hay que respetar las regulaciones en materia de derechos de autor aplicadas a este ámbito, las cuales difieren del uso de material de terceros en la universidad.

Pros Contras
Análisis de datos Consideraciones en torno a la protección de datos
Ampliación de la oferta Consideraciones en torno al copyright
Publicidad para los centros de estudios superiores Trabajo adicional
Conexión de MOOC con la enseñanza in situ Alta tasa de abandono

Porque la unión hace la fuerza. En IONOS
#estamoscontigo
y por eso que queremos ayudarte a seguir impulsando
tu negocio. Diseña la tienda de tus sueños con:

eCommerce
Gratis durante los primeros 3 meses.