Green IT: la necesidad de una tecnología sostenible y sus ventajas competitivas

Hace mucho que la tecnología de la información es parte de nuestra vida. A medida que los sistemas ofrecen un mayor rendimiento, pueden transmitirse cada vez más datos en menos tiempo. El final de esta tendencia no parece estar en el horizonte y, comprensiblemente, también está relacionada con una consecuencia negativa de la transformación digital: el consumo de energía se ha acelerado a un ritmo frenético en los últimos años.

Con la llamada Green IT o Green Computing se intenta compensar el aspecto negativo de este desarrollo: el término agrupa todas las estrategias que aprovechan el avance tecnológico a favor de la sostenibilidad. En otras palabras, Green IT no es sinónimo de limitar las posibilidades de la tecnología, sino de usarla de un modo que proteja los recursos naturales.

¿Qué es Green IT?

Definición

Green IT es un hiperónimo que abarca productos y servicios tecnológicos sostenibles, así como estrategias para utilizar las tecnologías de la información y la comunicación cuidando los recursos naturales y energéticos tanto como sea posible. Con este fin pueden aplicarse medidas en todos los estadios de un producto o servicio, desde la creación hasta la gestión de residuos.

Las estrategias de Green IT empezaron a desarrollarse en los años 90. En 1992, la Agencia estadounidense de Protección del Medio Ambiente (EPA) creó el programa EnergyStar, con cuya etiqueta se distinguía a los aparatos electrónicos energéticamente eficientes, iniciando así un proceso de concienciación. La idea, sin embargo, no caló en el público general hasta los 2000, cuando el consumo de recursos energéticos aumentó drásticamente con la extensión del uso de Internet y de los ordenadores personales.

Green IT: un tema clave para la sociedad

El cambio climático, su cada vez mayor presencia en los medios y la consiguiente reacción social, así como, especialmente en los últimos meses, el movimiento Fridays for Future (cuya sección española funciona bajo el nombre de JuventudXClima), han logrado que el objetivo de una economía sostenible llegue hasta la política y a la población general. La necesidad de reducir el consumo de recursos a nivel mundial para que futuras generaciones puedan vivir en este planeta ha dejado de ser cuestionada. En consecuencia, puesto que la tecnología de la información es una de las que más energía consume, pasa a ser el foco de muchos esfuerzos en este sentido.

Según un estudio de la Universidad de Lancaster, el uso de Internet podría consumir el 20 % de la producción mundial de electricidad en 2030. El uso de dispositivos electrónicos pasa así a ser parte del punto de mira medioambiental, especialmente teniendo en cuenta la pequeña proporción que las energías renovables representan en la producción energética actual.

La tecnología de la información es responsable de entre el 2 % y el 3 % de las emisiones de dióxido de carbono, que son la principal causa del cambio climático. Un estudio de 2019 del think tankThe Shift Project, llamado Lean ICT – Hacia la sobriedad digital, prevé, basándose en los valores actuales, que las emisiones de la economía digital podrían llegar a representar el 8 % de todas las emisiones de CO2 en 2025. De ser así, el sector de la informática estaría perjudicando el medioambiente más que los coches y las motos.

Teniendo en cuenta que la digitalización no deja de avanzar a gran velocidad, hay una gran probabilidad de que las emisiones que provoca crezcan de igual manera. Para evitar que este aumento se produzca en grave perjuicio del planeta, las empresas y los consumidores deben usar aplicaciones y dispositivos electrónicos que sean producidos y funcionen de la forma más eficiente posible, tanto en lo que a energía como a materias primas se refiere.

¿Qué objetivos se pretende alcanzar con Green IT?

Existen numerosas alternativas para hacer más eficientes la producción, el uso y la gestión de residuos de los dispositivos digitales. Tanto los productores como los consumidores pueden contribuir a que se pongan en práctica todos los aspectos que abarca la Green IT, incluyendo, entre otros, los siguientes objetivos:

  • Reducción del consumo de recursos y de energía en la producción de hardware
  • Producción en condiciones laborales dignas y justas
  • Prolongación de la vida útil del hardware
  • Desarrollo de software que consuma menos recursos en el proceso
  • Reducción del consumo de energía en el uso de las TI
  • Formas de reciclaje y de gestión de residuos que ahorren energía
  • Evitar la impresión innecesaria en papel
  • Uso de soluciones digitales para reducir las emisiones de otros productos

Medidas para aplicar Green IT en la empresa

Para las empresas, pasarse al Green IT puede suponer una ventaja competitiva. Con el aumento constante del precio de los combustibles y de la energía, también aumentan los costes de producción y de uso de hardware y software, de manera que muchos sectores empresariales están interesados precisamente en sistemas informáticos que usen los recursos de forma sostenible. Este tipo de tecnología, además, favorece el crecimiento económico y asegura puestos de trabajo.

La empresa puede sacar provecho de sus esfuerzos mediante green marketing, dando así a conocer a los clientes y a los socios comerciales que se ha apostado por la sostenibilidad y mejorando la imagen de la empresa de cara al público.

Sin embargo, a muchas empresas les falta el enfoque estratégico adecuado para implementar tecnologías Green IT. Para no perder el rumbo, las diferentes medidas deben ser dirigidas y coordinadas por un responsable específico, ya que el concepto de Green IT se puede poner en práctica de innumerables maneras.

Hardware que respete el medioambiente

El encargado de compras suele ser quien decide qué hardware debe usarse en la empresa, por lo que deberá recibir directrices concretas de dar preferencia a marcas y a certificados sostenibles. Un hardware que dure más también será más sostenible.

Almacenamiento en la nube

Almacenar datos en centros computacionales certificados en la nube consume muchos menos recursos que hacerlo en servidores internos de la propia compañía. El almacenamiento en la nube ofrece, además, en muchos ámbitos, ventajas frente a los servidores internos.

Sistemas informáticos modernos

Si bien el almacenamiento en centros computacionales externos no siempre es adecuado para todos los ámbitos de la empresa, se pueden ahorrar recursos mediante la virtualización y la centralización de servicios informáticos. Esta simplificación y modernización de los sistemas de la empresa es la que hace posible el Green Computing.

Trabajar fuera de la oficina

Si los empleados pueden llevarse los portátiles a casa y trabajar desde allí, o incluso participar en reuniones por videoconferencia, no se hará un uso más sostenible de la tecnología en sí, pero la empresa hará un favor al medioambiente al evitar los desplazamientos.

Oficina libre de papeles

En el día a día empresarial, una de las opciones más fáciles para usar la tecnología en favor de la sostenibilidad es evitar las impresiones en papel. Pasarse de forma consecuente a las gestiones digitales sin papel es también una manera de ahorrar costes en impresoras, cartuchos y papel.

Aparatos en modo de espera

El modo de espera o stand by, que en muchos aparatos se activa por defecto, es clave para ahorrar energía en el día a día. Los empleados, además, deberían poder apagar con facilidad los aparatos antes de irse a casa, una acción que también marca la diferencia en términos de ahorro energético.

Gestión del hardware tras su vida útil

Los ordenadores, las impresoras y los cartuchos que ya no se usan deben llevarse a los centros de recogida que gestionan este tipo de residuos y hacen posible que los materiales y las piezas se reutilicen.

Ejemplo práctico: Green IT en IONOS

En IONOS, el medioambiente y la sostenibilidad son centrales en la estrategia empresarial, lo cual se refleja en todos los ámbitos de la empresa.

Desde diciembre de 2017, IONOS es líder en el sector de hosting con energía exclusivamente de fuentes renovables. Nuestros centros de datos a nivel global funcionan con energía renovable, ya sea directamente, a través de las mismas fuentes, o mediante derechos de emisión, cuando el abastecimiento directo no es posible. Además, mediante el reciclaje de dispositivos usados, nosotros y otras compañías de United Internet AG logramos evitar la emisión de 143,4 toneladas de CO₂ en 2018.

Para reducir el consumo de energía de los centros computacionales, además, hemos desarrollado una infraestructura informática inteligente que consigue una eficiencia óptima y evita pérdidas de energía.

Naturalmente, la administración energética de IONOS está certificada según el estándar ISO 50001 y es revisada regularmente por especialistas externos.


Porque la unión hace la fuerza. En IONOS
#estamoscontigo
y por eso que queremos ayudarte a seguir impulsando
tu negocio. Diseña la tienda de tus sueños con:

eCommerce
Gratis durante los primeros 3 meses.