Servidores bare metal: hardware dedicado para proyectos complejos

Las infraestructuras de TI se mudan a la nube y cada vez es mayor el número de empresas que se deciden a deslocalizar sus recursos de hardware y a hacer uso de un modelo de alquiler flexible. Los proveedores de alojamiento web especializados ofrecen diversos modelos de uso para particulares y profesionales y no es raro que aparezcan con términos nuevos que no siempre se corresponden con un concepto innovador.

Las ideas creativas del sector del hosting son muy atrayentes, aunque dejan a los usuarios un tanto perplejos. Uno de estos conceptos de marketing que obtuvo una gran popularidad en el transcurso de la “cloudification” es el de servidor bare metal. A continuación te explicamos en qué consiste y bajo qué circunstancias se debe contemplar este producto de alojamiento web.

¿Qué es un bare metal server?

La denominación “bare metal” (metal desnudo o expuesto) pone de manifiesto que este producto hace referencia a un concepto basado en la parte física del alojamiento web, es decir, el hardware. Básicamente, un servidor bare metal no es otra cosa que lo que antes se llamaba “servidor dedicado” (dedicated server), es decir, un ordenador en el centro de datos de un proveedor de hosting cuyos recursos están disponibles única y exclusivamente para un cliente, a lo que también se aplica la nomenclatura de “single tenant server”. Es así como un bare metal server se diferencia de los productos clásicos de alojamiento compartido como los servidores virtuales, en los que los proyectos web de diferentes clientes se alojan en los mismos fundamentos de hardware dentro de máquinas virtuales separadas.    

Las ventajas de un alojamiento web dedicado saltan a la vista:

  • Acceso raíz: a diferencia de los servidores de tenencia múltiple, los servidores bare metal ofrecen acceso raíz. En el alojamiento compartido no es conveniente que los usuarios realicen cambios en el directorio raíz de la plataforma común de hosting, por lo que la administración se limita a los directorios del proyecto. Por el contrario, todo bare metal server ofrece posibilidades de administración ilimitadas, lo que otorga a los usuarios máxima libertad en cuanto a la instalación de los componentes de software y a la configuración del servidor.
  • Hardware dedicado: en las plataformas de alojamiento compartido las máquinas virtuales son independientes las unas de las otras debido al encapsulado. Sin embargo, en este caso una página web podría verse perjudicada por scripts dañados o brechas de seguridad en otros proyectos alojados en la misma máquina física. Los servidores bare metal, en cambio, excluyen estos denominados efectos noisy neighbor, alteraciones en el rendimiento y la estabilidad de un servidor virtual por proyectos web adyacentes. Los recursos de hardware como el disco duro, la CPU y la memoria RAM solo son utilizados por el arrendatario del servidor.

Los servidores bare metal sirven, sobre todo, para proyectos web de alto nivel que necesitan recursos continuamente, pero los proyectos que deben satisfacer requisitos de cumplimiento especiales también deben alojarse en hardware dedicado.

Consejo

También puedes encontrar servidores bare metal de alta potencia en la tienda de IONOS.

Estructura de un bare metal server

La estructura de un bare metal server depende de las exigencias del usuario pero, en general, se pueden distinguir dos escenarios: los servidores bare metal tradicionales y los servidores bare metal con hipervisor.

Nota

Un hipervisor, también conocido como Virtual Machine Monitor o VMM, es un software que permite gestionar sistemas huésped, las llamadas máquinas virtuales (VM). Dependiendo del tipo de hipervisor, el software se basa bien en un sistema operativo (hipervisor alojado) o directamente en el hardware (hipervisor nativo). En los servidores bare metal se utilizan hipervisores nativos que se comunican con la máquina física sin necesidad de recurrir a un sistema operativo para servidores intermedio.

  • Servidores bare metal tradicionales: el servidor bare metal tradicional es un servidor dedicado clásico en el que el sistema operativo (OS) administrado por el usuario, por ejemplo, Windows Server, Ubuntu, SUSE, Red Hat, Debian o CentOS, se instala en el hardware, de modo que todas las aplicaciones de usuario se ejecutan directamente en el sistema operativo. Los servidores bare metal tradicionales albergan tanto los servidores de alquiler dedicados como los servidores empresariales con alojamiento propio.
  • Servidores bare metal con hipervisor: en el entorno en la nube, los servidores bare metal se utilizan en combinación con un hipervisor, el cual se instala en el hardware (hipervisor nativo) y ofrece a los usuarios una interfaz de administración para gestionar las máquinas virtuales. Las aplicaciones de usuario no se ejecutan directamente en el hipervisor, sino por separado en sistemas operativos huésped virtualizados. Los hipervisores más habituales son KVM (Kernel-based Virtual Machine o máquina virtual basada en el núcleo), la función de virtualización nativa del núcleo de Linux, el cliente Hyper-V de Microsoft, vSphere de VMware o Citrix XenServer.

El siguiente gráfico muestra una representación esquemática de ambos conceptos:

Si en el marco del alojamiento bare metal se ponen los recursos de hardware de varios servidores dedicados a disposición del usuario, se puede hablar de bare metal cloud.

El producto de alojamiento bare metal concede a los usuarios amplios permisos de acceso al servidor: mientras que el control de un cliente de alojamiento compartido está limitado a una única máquina virtual, en un bare metal server los componentes de software gestionados por el usuario (OS o hipervisor) se instalan en el hardware. Entre los recursos de hardware del servidor y el usuario no hay ningún nivel de abstracción gestionado por la entidad encargada del alojamiento.

El mercado de los productos bare metal está dominado por los escenarios basados en hipervisores.  Mediante el software de virtualización controlado por el usuario, este concepto de hosting permite instalar máquinas virtuales fácilmente. Con todo ello, un bare metal server con hipervisor ofrece una alternativa flexible a los clásicos servidores dedicados que los usuarios suelen asociar con una configuración manual más compleja.

¿Para qué usuarios resulta apropiado el alojamiento bare metal?

Un bare metal server va dirigido principalmente a los usuarios que quieren realizar proyectos web complejos en una plataforma de hosting personalizada. En este sentido, se recomienda recurrir a un servidor con hardware dedicado para las tiendas online y las páginas web con un tráfico elevado constante. Asimismo, los servidores de bases de datos o de aplicaciones en el entorno corporativo que tengan que cumplir requisitos de seguridad especiales también se alojan en servidores bare metal.

El acceso raíz permite una configuración individual sin recurrir a soluciones intermedias. En función del proyecto, los usuarios deciden si se puede hacer uso de los recursos de hardware de un único sistema operativo o si estos se reparten por varios sistemas con ayuda de un software de virtualización autónomo.

Al igual que los paquetes de alojamiento compartido, los servidores bare metal también están disponibles en diferentes niveles de rendimiento. En este sentido, mientras que el servidor virtual clásico se engloba en un segmento medio de precios, el esfuerzo necesario para implementar un hardware dedicado va ligado generalmente a costes más elevados. Además, los servidores bare metal se dirigen a clientes empresariales y a proyectos web profesionales, mientras que los particulares que gestionan páginas de ocio o semiprofesionales encuentran en el alojamiento compartido una opción más acertada.

Nota

Un servidor raíz plantea numerosas posibilidades a las administraciones con experiencia para adaptar los componentes de software a las necesidades individuales. Un requisito indispensable para ello es tener unos conocimientos sólidos, por lo que es más recomendable que los propietarios de las páginas web recurran en lugar de a un servidor bare metal a un alojamiento gestionado en el que el proveedor se encargue de la administración de la plataforma de alojamiento.

Ventajas e inconvenientes de los servidores bare metal

¿No estás seguro de si el modelo de alojamiento “bare metal” es el adecuado para tu proyecto web? Para ayudarte a decidirte, a continuación te presentamos las ventajas y los inconvenientes de la utilización de un bare metal server:

Ventajas Inconvenientes  
✔ El usuario tiene a su disposición el hardware dedicado del servidor ✘ Necesidad de tener conocimientos sólidos sobre la administración de servidores  
✔ El acceso raíz permite la implementación individual ✘ Costes más elevados que los de otros productos de alojamiento  
✔ Gestión de varios sistemas huésped con ayuda de un hipervisor nativo administrado por el usuario