Cuatro alternativas a Raspberry Pi: comparativa de microordenadores

Raspberry Pi se ha convertido casi en sinónimo de los ordenadores de placa reducida. Este microordenador del tamaño de una tarjeta de crédito resulta adecuado para un sinnúmero de aplicaciones y se ha convertido rápidamente en el Santo Grial de la escena de los aficionados al montaje: puede ser utilizado, por ejemplo, como servidor web o de correo, pero también como base para una nube propia, y puede configurarse como un mediacenter o convertirse en una consola de juegos. Las posibilidades son variadas y el precio es bajo, pues algunas versiones se consiguen incluso por menos de 40 euros. Sin embargo, también existen potentes alternativas a Raspberry Pi, algunas incluso más pequeñas o eficaces. A continuación, te presentamos algunos de estos dispositivos.

La propuesta actual: Raspberry Pi 3 Model B

En la actualidad, Raspberry Pi está disponible en diferentes versiones. En nuestra comparativa nos concentraremos en el actual Raspberry Pi 3 Model B. Aunque visualmente similar a los modelos anteriores, este ofrece algunas características nuevas sin cambiar su estructura básica. Por esto, el procesador de cuatro núcleos Cortex-A53 sigue siendo de 64 bits y el chip tiene una velocidad de hasta 1,2 GHz. Al igual que con sus predecesores, Raspberry Pi 3 cuenta con 1 GB de memoria. En términos de conectividad, sin embargo, ha mejorado mucho, incluyendo por primera vez WLAN y Bluetooth. Ahora bien, tanta capacidad adicional tiene un inconveniente, pues la demanda de alimentación se ha incrementado ligeramente en comparación con versiones anteriores, algo que tendrá consecuencias durante la operación continúa del servidor.  

Las posibilidadespara conectar accesorios siguen siendo abundantes: cuatro puertos USB 2.0 ofrecen amplias posibilidades de conexión. También cuenta con un puerto LAN, con uno de los llamados conectores Berg para equipamiento especializado y con 40 pines GPIO. Como interfaz de audio y vídeo cuenta con un puerto HDMI, así como con una clavija Jack de 3,5 mm para la salida de sonido analógica.

Las soluciones de software son igualmente variadas. Además de los posibles sistemas operativos basados en Linux (NOOBS, Raspbian y otros) y de unos primeros intentos en Android, el Raspberry Pi 3 Model B también es compatible con Windows 10 loT Core. Aquí no se trata de un sistema Windows clásico, sino más bien de un sistema operativo para desarrolladores, siendo IoT la abreviación para Internet of Things o Internet de las cosas.

¿Cuáles son las alternativas Raspberry Pi en el mercado?

El abanico de alternativas para realizar proyectos Raspberry Pi es tan grande que para poder redactar este artículo ya ha superado un examen y una selección. Debido a que los fabricantes tienen también diferentes enfoques, no tiene sentido hacer una comparativa con todas las alternativas. A continuación nos concentraremos, sobre todo, en ordenadores de placa reducida (en inglés: Single Board Computer o SBC) que se encuentran en el mismo rango de precio de Raspberry Pi o cuyas características lo superan notablemente. Entre estos se encuentran el similar Banana Pi M3, el extremadamente barato C.H.I.P., el poderoso Cubieboard5 y el exótico NanoPi M3.

Banana Pi M3

El éxito y la influencia de Raspberry Pi se reflejan notablemente en esta alternativa. Sin embargo, tratándose de una pequeña caja mágica con gran capacidad, Banana Pi es más que una simple copia de su reconocido ejemplo a seguir. Sus características incluyen un procesador Allwinner A83T, ocho núcleos Cortex A7 y una capacidad de sincronización de 1,8 GHz, algo que, al menos en el papel, garantiza un rendimiento muy alto. Con 2 GB de memoria, el espacio de almacenamiento es dos veces mayor que el de su competidor directo.

Banana Pi también está cubierta con amplias opciones de conexión. Además del puerto HDMI, cuenta con un conector de audio analógico para la salida de audio, un DSI para pantalla y un CSI para cámara, así como con un receptor de infrarrojo integrado e incluso con un micrófono incorporado para realizar grabaciones. Por otro lado, esta alternativa a Raspberry Pi se queda corta en cuanto a los puertos USB disponibles: solo se han instalado dos hosts USB 2.0, la mitad que en Raspberry Pi 3. Para compensarlo, Banana Pi M3 goza de WLAN y Bluethoot, así como de una tarjeta de red Ethernet de 10/100/1.000 Mbits. No obstante, como alternativa a Raspberry, Banana Pi sobresale gracias a su conector SATA que, aunque no fue incluido en su precursor inmediato –Banana Pi M2–, aparecería de nuevo en la versión M3. Adicionalmente, cuenta con una ranura para tarjetas microSD y un módulo integral eMMC de 8 GB.

Según su fabricante, la mayoría de los sistemas operativos más populares para ordenadores de placa reducida pueden instalarse sin problema en Banana Pi M3, incluyendo derivados de Linux o Android.

Algo que determina si Banana Pi M3 es realmente una alternativa a Raspberry Pi es su precio, colocándose casi al doble de su principal competidor, lo que puede considerarse una consecuencia lógica de sus mayores capacidades técnicas. Por lo general, Raspberry Pi resulta especialmente adecuado para principiantes, pues su gran comunidad y los sistemas operativos estándar son amigables y hacen que la tecnología sea más accesible. Aquellos usuarios más experimentados, por su parte, se alegrarán de las grandes posibilidades que ofrece Banana Pi M3.

C.H.I.P.

Aunque parece difícil competir con el precio de Raspberry Pi, el microordenador C.H.I.P. se impone notablemente: este cuesta menos de un tercio de lo que cuesta Raspberry Pi, siendo así la alternativa más económica del mercado. Aquí también vale la pena hacer hincapié en su tamaño. Desarrollado por la start up “Next Thing Co.”, es tan grande como una caja de cerillas y con sus 40 x 60 mm, la más pequeña dentro de las opciones enumeradas en esta guía. No es de extrañar que este proyecto haya comenzado en la plataforma de crowdfounding Kickstarter, atrayendo de inmediato a fans y seguidores que financiarían el proyecto, consiguiendo 200.000 dólares en tan solo 24 horas. 

Inevitablemente, hay algunos puntos en los que el equipamiento no está a la altura: C.H.I.P. cuenta solo con un procesador de un solo núcleo ARM Cortex R8 con una capacidad de distribución de 1 GHz. Con 512 GM de RAM, este ejemplar cuenta únicamente con la mitad de memoria que Raspberry Pi 3. Para compensarlo, C.H.I.P. goza de interfaces WLAN y Bluethoot, de 4 GB de memoria Flash y de la distribución preinstalada Debian de Linux. Así, C.H.I.P. es sin duda una buena alternativa a Raspberry para principiantes. Sin embargo, solo dispone de una salida analógica para pantallas. Para conectar un monitor a través de HDMI o VGA se requiere un adaptador independiente. Incluyendo el coste de estos accesorios, el precio de este microordenador asciende casi al mismo nivel de su principal competidor.

El suministro de alimentación se logra a través de un puerto USB. Alternativamente, se utiliza una batería de iones de litio, lo que permite usarlo de manera remota. Por esto, no es de extrañar que el fabricante haya lanzado una solución portátil al mercado: el llamado Pocket C.H.I.P. Este dispositivo tiene una batería interna que dura aproximadamente 5 horas. Aunque la versión de bolsillo está diseñada principalmente como una consola de juegos móvil, también puede ser utilizada como minicomputadora Linux, pues también es modificable, algo a lo que el fabricante invita de forma explícita.

Cubieboard5/Cubietruck Plus

Esta alternativa de Raspberry Pi toma un camino muy diferente a las mencionadas anteriormente. Cubieboard5, también conocido como Cubietruck Plus, se centra en el rendimiento. El precio es, en comparación con otros ordenadores de placa reducida, algo elevado (ascendiendo casi a los 100 euros). La piedra angular de Cubieboard5 es un procesador Allwinner H8 y su Cortex A7 de ocho núcleos de 2 GHz. Como núcleo GPU, se utiliza un PowerVR SGX544 y, de la misma forma que Banana Pi M3, este también cuenta con un espacio de almacenamiento de 2GB.

Cubieboard5 se caracteriza por sus posibilidades de conexión. Una vez más, los usuarios pueden conectarse al WLAN, así como a una interfaz para Bluetooth y a un puerto LAN. También cuenta con una ranura microSD y con un conector SATA II que permite la conexión de unidades de disco duro HDD o SSD. Para la salida de vídeo, Cubieboard5 cuenta con una interfaz HDMI 1.4a y con un DisplayPort 1.1, pero incluye además una salida de audio de 3,5 mm. Gracias a 70 pines libremente asignables, los aficionados pueden conectar y experimentar con numerosos dispositivos externos. Su batería de iones de litio instalada de forma permanente facilita el uso de Cubieboard5 sin electricidad, lo que resulta especialmente interesante cuando se utiliza como servidor. De esta forma, los usuarios pueden prevenir la pérdida de datos como consecuencia de apagones temporales.

Como sistema operativo para esta alternativa a Raspberry puedes, de acuerdo a las instrucciones de su fabricante, utilizar Android, Ubuntu y muchas otras distribuciones de código abierto. Ahora bien, para comprobar qué sistemas operativos son soportados y cuáles no, será necesario hacer pruebas individuales para cada caso.

NanoPi M3

Lo mejor de ambos mundos, precios bajos y una gran cantidad de características, se combina en la exótica serie de NanoPi del fabricante chino FriendlyARM. Decididamente, su creador busca posicionarse –desde NanoPI Neo hasta NanoPi M3– como una alternativa a los respectivos modelos de Raspberry Pi. Mientras que NanoPi Neo es el más pequeño de los ordenadores de placa reducida de FriendlyARM y, en comparación, el más parecido a Raspberry Pi Zero, NanoPi M3 se posiciona como rival principal para Raspberry Pi 3. Una de las características que lo coloca en este lugar es que, a pesar de su gran equipamiento, su tamaño sigue siendo más reducido que el de sus principales competidores. El NanoPi M3 mide solo 64 x 60 mm, mientras que Rasbperry Pi 3 tiene las mismas medidas que su predecesor inmediato: 93 x 63,5 mm.

Lo que NanoPI M3 se ahorra en tamaño, lo invierte en equipamiento. Su procesador es un Samsung S5P 6418 con un Cortex A9 de ocho núcleos, que otorgan un rendimiento de hasta 1,4 GHz. Con 1 GB de espacio de almacenamiento, NanoPi M3 es también por este motivo una de las mejores alternativas a Raspberry Pi. Además, cuenta con una gran variedad de conexiones: una ranura para tarjeta microSD, cuatro puertos USB 2.0, un puerto microUSB para el suministro de energía, así como un HDMI y un Jack de 3,5 mm. El número de pines GPIO no es muy diferente en comparación con el de Raspberry y asciende a 40 piezas.

El ratón y el teclado se pueden conectar a través de la interfaz Bluetooth y el acceso a Internet se logra por medio de un puerto Ethernet o vía WLAN. En lo que respecta al software, esta alternativa a Raspberry posibilita la implementación de Android, Debian o el gestor de arranque U-Boot. En la wiki del fabricante encontrarás documentación detallada al respecto. Ahora bien, queda por comprobar si puede crearse una gran comunidad independiente del fabricante que provea soporte al usuario en torno a alternativas tan exóticas como los modelos NanoPi. El precio online de NanoPi M3 es casi el mismo que el de Raspberry Pi.

En conclusión

Reconocer cuáles son las mejores alternativas a Raspberry Pi depende de muchos factores, pero sobre todo, del uso previsto y del nivel de conocimiento del usuario. Quien quiera ejecutar un simple servidor de datos puede decantarse por soluciones más ligeras y la vez más económicas. En esta categoría resulta apropiado el uso de microordenadores como C.H.I.P., de Next Thing Co. Si vas a crear un servidor de medios, será necesario contar con, al menos, un puerto HDMI, así como de un hardware lo más potente posible. Para este fin, los usuarios ciertamente tomarán una buena decisión al adquirir Cubieboard5.

Ahora bien, el software no debe descuidarse, pues el hardware solo alcanza su pleno potencial cuando cuenta con el software apropiado. En este sentido en particular, Raspberry Pi resulta perfecto para principiantes, donde una gran comunidad ofrece sugerencias y apoyo. Sin embargo, algunas de las alternativas a Raspberry Pi de bajo coste ofrecen también un hardware de calidad. Los usuarios más experimentados se encontrarán con poderosas alternativas como Banana Pi M3 o Cubieboard5, pero recuerda que es posible que no todos soporten el mismo hardware y software de la misma manera. En la siguiente tabla comparativa encontrarás de nuevo las principales características de estos microordenadores.

  Raspberry Pi 3 Modell B Banana Pi M3 C.H.I.P. Cubieboard5 NanoPi M3
Núcleo de procesador Quad Core Octa Core Single Core Octa Core Octa Core
Max. velocidad 1,2 GHz 1,8 GHz 1,0 Ghz 2,0 GHz 1,4 Ghz
Memoria principal 1 GB 2 GB 512 MB 2 GB 1 GB
Memoria flash - 8 GB 4 GB 8 GB -
Puerto Ethernet X
Ranura microSD X
Conexión SATA X X X
Puertos USB 2.0 4 2 1 2 4
Pines GPIO 40 40 8 70 40
WLAN
Bluetooth
Salida de vídeo HDMI, DSI, Analog HDMI, DSI Analog HDMI HDMI
Cámara CSI CSI CSI CSI DVP
Salida de audio HDMI, 3,5 mm Klinke HDMI, 3,5 mm Klinke Analog HDMI, 3,5 mm Klinke HDMI, 3,5 mm Klinke
Micrófono OnBoard X X
Suministro de electricidad Micro-USB Micro-USB Micro-USB, Akku DC 5V/2,5A, Akku Micro-USB, DC 5V/2A
Tamaño 93 x 63,5 mm 92 x 60 mm 40 x 60 mm 112 x 82 mm 64 x 60 mm
Precio: consultar páginas web respectivas para obtener precios actualizados          

¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 12,10 €/año IVA incl.