Root (Android): acceso avanzado al sistema operativo

Android e iOS se incluyen entre los sistemas operativos más utilizados en todo el mundo, ya que vienen instalados de serie en la mayoría de modelos de smartphone y tablet. Estos dos sistemas tipo Unix son radicalmente distintos en términos de funcionamiento, aunque presentan algunas similitudes básicas. Sin duda, una de las más importantes es la de limitar el acceso del usuario al sistema de archivos por defecto, ante todo por motivos de seguridad. Si quieres eliminar estas restricciones, tienes que rootear el móvil o la tablet, como se denomina a este proceso a nivel coloquial, bajo tu propia responsabilidad, ya que muchos fabricantes no ven con buenos ojos esta modificación del sistema operativo.

En este artículo, te contamos las ventajas e inconvenientes de rootear un dispositivo móvil, qué significa exactamente y qué pasos hay que seguir para hacerlo.

HiDrive: Almacenamiento en la nube con IONOS

Basado en Alemania, HiDrive mantiene tus datos seguros y almacenados en la nube, así puedes acceder a ellos desde cualquier dispositivo.

Seguridad máxima
Acceso compartido
Asistencia 24/7

Rootear tablets y smartphones: ¿qué es el acceso root?

Rootear (del inglés rooting) se refiere a la obtención de derechos de acceso avanzados en los dispositivos con sistemas operativos tipo Unix por parte del propio usuario. El término procede del nombre que recibe la cuenta de administrador principal, llamada “Root” (en español, “raíz”), en Unix y sistemas similares. En los dispositivos rooteados, esta cuenta es accesible para el usuario, lo que le permite acceder a todo el sistema y realizar cambios que no serían posibles con la cuenta de usuario normal: por ejemplo, eliminar aplicaciones preinstaladas o actualizar el sistema de forma manual.

La cuestión del rooting guarda sobre todo relación con los dispositivos móviles. El principal motivo es que la mayoría de dispositivos móviles tiene instalados por defecto los sistemas operativos Android (basado en Linux) o iOS (basado en BSD), cuya configuración limita el acceso del usuario per se. En comparación con el root de Android, el de iOS es aún más difícil de habilitar, porque está protegido con restricciones adicionales. Por esta razón, para iPhone, iPad y el resto de dispositivos con este sistema, este procedimiento de rooteo se suele denominar jailbreak (en inglés, “fuga de prisión”).

¿Por qué y cuándo conviene rootear Android?

Si rooteas el móvil o la tablet, estás modificando el sistema operativo subyacente, lo cual, en teoría, no está previsto por el fabricante del dispositivo. Con el modo restringido, su prioridad es la de proteger al usuario y evitar que realice cambios que pongan en peligro la estabilidad y la seguridad del sistema, lo cual no sería raro en caso de que un usuario sin conocimientos informáticos tuviera acceso libre al software.

Sin embargo, existen varias razones de peso para rootear Android, porque un mayor nivel de seguridad siempre conlleva una funcionalidad limitada. A diferencia de un smartphone o tablet estándar, un dispositivo liberado ofrece, entre otras, las siguientes características y opciones de configuración adicionales:

  • Recuperación personalizada del sistema: si quieres restaurar el sistema operativo, puedes hacer una copia de seguridad de Android a través del root. Para ello, como usuario, debes establecer un mecanismo de respaldo.
  • Actualizaciones del sistema e instalación de aplicaciones de forma manual: gracias a los derechos de administrador, es posible actualizar Android personalmente mediante las llamadas custom ROM, lo que conviene especialmente cuando las últimas versiones del sistema operativo no están disponibles para el dispositivo. También es posible instalar aplicaciones de terceros que no están disponibles en Google Play Store.
  • Personalización de archivos del sistema: de manera predeterminada, el usuario del sistema Android no puede visualizar ni modificar estos archivos. Esta opción está disponible después de rootear el móvil o la tablet.
  • Eliminar aplicaciones preinstaladas: los fabricantes y proveedores distribuyen los dispositivos móviles con un sistema operativo listo para instalar que incluye varias aplicaciones estándar. Por lo general, estas solo pueden deshabilitarse. En cambio, con acceso root a Android también es posible desinstalarlas.
  • Mover las aplicaciones a una tarjeta SD: mover las aplicaciones a tarjetas SD externas puede ahorrar mucho espacio de almacenamiento. Normalmente, el usuario solo puede hacerlo tras liberar su terminal.
  • Cambiar la animación de inicio del dispositivo y el tipo de fuente del sistema: el acceso raíz te permite sustituir la animación que aparece al encender el dispositivo móvil, así como el tipo de letra general del sistema, por elementos de tu propia elección. Además, es posible ajustar el volumen.
  • Overclocking y subclocking de la CPU: si el usuario dispone de privilegios de administrador, puede llevar a cabo el overclocking de la CPU del dispositivo móvil para mejorar su rendimiento o el subclocking para preservar la vida útil de la batería durante más tiempo.

¿Qué riesgos o inconvenientes conlleva rootear Android?

Si siempre has deseado tener más libertad a la hora de configurar el sistema Android, quizás debas plantearte rootear tu dispositivo móvil. Sin embargo, activar la cuenta de administrador también implica una serie de riesgos. Por ejemplo, instalar y actualizar personalmente Android y las aplicaciones puede provocar que el dispositivo deje de funcionar como de costumbre. En este caso, diremos que ha entrado en estado brick (en inglés, “ladrillo”), que, a su vez, puede derivar en un estado de soft brick o semibrick (para un daño reparable) y hardo full brick (si el dispositivo ha quedado inservible).

Nota

El término brick hace alusión a la típica forma cuadrangular de muchos dispositivos electrónicos: si están en modo brick, especialmente hard brick, los smartphones, tablets y el resto de dispositivos solo sirven, como mucho, de pisapapeles.

Además, habilitar el acceso root en Android puede dar lugar a que el software espía o malicioso hagan más daño. Si algún atacante accede al dispositivo, podrá también controlar las opciones de administración avanzadas con total libertad.

Por último, rootear terminales móviles también te puede hacer perder los derechos de garantía del producto en mayor o menor medida dependiendo del fabricante. No obstante, en la mayoría de los casos, el proveedor deberá demostrar que el defecto del dispositivo se debe realmente al rooteo de Android. De este modo, por ejemplo, si has liberado tu móvil y el dispositivo se enciende o se apaga por sí solo debido a un defecto del hardware que no ha sido provocado por un mal uso del dispositivo, la garantía normalmente se aplicará a pesar de la modificación del software.

En resumen, estos serían los principales riesgos o desventajas de liberar dispositivos móviles:

  • Rootear Android para instalar o actualizar software por tu cuenta siempre conlleva el riesgo de que el dispositivo entre en modo soft o hard brick.
  • Los ciberdelincuentes pueden ocasionar más daños al inyectar software espía en el dispositivo, ya que acceden a las opciones de configuración avanzadas.
  • En caso de fallo del dispositivo debido a la activación de la cuenta “Root” o a una configuración posterior relacionada con esta, como el overclocking de la CPU, se pierde el derecho de garantía en la mayoría de los casos.

Cómo rootear Android

¿Quieres rootear tu dispositivo móvil para personalizar el sistema con total libertad? En Internet encontrarás una gran variedad de herramientas, que sirven exclusivamente para desbloquear el sistema operativo. De forma estándar, la mayor parte de estas aplicaciones requieren conectarel dispositivo móvila un ordenador de mesa para activar el acceso root, aunque también hay programas que permiten hacerlosin conectarlos a un PC. Si lo prefieres, también puedes rootear manualmente el sistema operativo, lo que quizás sea la opción más fiable, aunque, para ello, necesitarás tener ciertos conocimientos sobre el modelo del dispositivo.

A continuación, te explicamos en qué consiste cada método y cuáles son las precauciones básicas que debes tomar, con independencia de la solución que elijas, antes de rootear Android.

Condiciones básicas

En primer lugar, antes de rootear tu móvil o tablet, tienes que hacer una copia de seguridad de tus archivos personales, como fotos o vídeos, en un servicio de almacenamiento en la nube o en otro dispositivo, porque estos archivos podrían perderse al habilitar la cuenta de administrador. Como todo el proceso consume mucha batería, también debes asegurarte de que la batería del dispositivo esté bien cargada; por supuesto, también puedes conectar la tablet o el smartphone a la red eléctrica durante el proceso.

Si quieres habilitar la cuenta “Root” en Android con un ordenador, también hay un requisito previo: poner el dispositivo móvil en modo de depuración (que proporciona acceso a ciertos componentes del sistema) antes de rootearlo, nada más conectarlo al ordenador mediante un cable USB. Para ello, activa la opción “Depuración USB” o “Depuración Android”, ubicada en las opciones de desarrollo de Android, que figuran en el menú de “Ajustes”, bajo la categoría “Sistema”.

Consejo

Las opciones de desarrollo están ocultas en Android por defecto. Si no encuentras este elemento de menú en los ajustes del sistema, debes habilitarlo primero. Para ello, selecciona “Acerca del dispositivo” (en algunas versiones, “Información del dispositivo”) y, a continuación, pulsa siete veces la opción “Número de compilación”.

Cómo rootear Android con el PC

Para proceder con el ordenador, debes habilitar, en primer lugar, la opción de depuración descrita más arriba y, después, conectar el dispositivo al ordenador con un cable USB. En algunos casos, es posible que también debas instalar unos controladores adicionales en el PC para que este reconozca la interfaz de Android Debug Bridge (ADB), que se utiliza para intercambiar datos en modo de depuración. Para obtener una lista con los controladores adecuados para cada tipo de dispositivo, puedes visitar el foro oficial de desarrolladores de Android.

Una vez que has conectado correctamente los dispositivos, todo lo que necesitas es el software adecuado. Entre la variedad de aplicaciones root disponibles, podríamos recomendar, por ejemplo, WinDroid Toolkit, VRoot o wugfresh.com: Nexus Root Toolkit, diseñado especialmente para dispositivos Nexus. Después de descargar e instalar la aplicación que hayas elegido, no tienes más que seguir las instrucciones del programa.

Cómo rootear el móvil sin ordenador

Del mismo modo que hay programas para habilitar la cuenta de administrador mediante el ordenador, también existen varias aplicaciones para activarla directamente en el dispositivo móvil con un solo clic. Por supuesto, no las encontrarás en Google Play Store: estos prácticos programas pueden descargarse en la propia página de la aplicación o del proveedor como un archivo APK (Android Package) que, a continuación, debe instalarse manualmente.

Como Android bloquea estas aplicaciones de terceros por defecto, primero debes configurarlo para que las autorice. En la versión Android 8 y anteriores, esta opción figura en los ajustes de seguridad del sistema, donde debes marcar la casilla de “Fuentes desconocidas” o “Instalar aplicaciones desconocidas”. En versiones más recientes del sistema, debes permitir que cada aplicación concreta ―en este caso, el navegador correspondiente― permita instalar aplicaciones que no procedan de Play Store. Por ejemplo, para el navegador Google Chrome, se realiza de la siguiente manera:

  1. Accede a los “Ajustes” del dispositivo móvil.
  2. Selecciona “Aplicaciones y notificaciones”.
  3. Busca Chrome en la lista de aplicaciones (“Todas las aplicaciones”) y selecciónalo.
  4. Desplázate a “Acceso especial” y pulsa “Instalar otras aplicaciones”.
  5. Desliza el control de la opción “Confiar en las aplicaciones de esta fuente” hacia la derecha.
Nota

Por lo general, una vez activada la opción para permitir aplicaciones de fuentes desconocidas, las podrás instalar sin problemas, aunque, en algunos casos, puede que tengas que confirmarlo de nuevo haciendo clic en “Instalar de todos modos”.

La variedad de aplicaciones para rootear tablets y smartphones sin ordenador es inmensa. En cualquier caso, asegúrate de que la aplicación sea compatible tanto con el dispositivo como con la versión de Android que tengas instalada actualmente. Dos de las aplicaciones más populares para activar el acceso root en Android son las siguientes:

  • KingoRoot: desde su lanzamiento en 2013, KingoRoot ha sido una de las aplicaciones de rooteo más populares para todos los sistemas Android. Además de la versión APK, también hay una edición para Windows que permite rootear con el ordenador.
  • One Click Root: en la aplicación One Click Root, el nombre lo dice todo. Según el desarrollador, se pueden rootear más de 1000 modelos de dispositivos diferentes con un solo clic, así como desrootearlos.

ES: Por favor, ten en cuenta el aviso legal relativo a este artículo.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 10 €/año IVA incl.