Activar Javascript en diferentes navegadores: así de fácil

Una de las funciones más características de las páginas web modernas son los elementos interactivos, desde ventanas de diálogos o menús desplegables hasta la entrada automática de datos. Cuanto mayor sea la interactividad que ofrece una página, mayor es la intensidad con la que se comunica con el servidor para ofrecer al usuario la mayor cantidad posible de contenido individual. De esta forma, el usuario puede navegar en la Web sin tener que volver a cargar la página con cada nueva acción.

La clave de este tipo de soluciones son los scripts que se ejecutan en el lado del cliente, es decir, directamente en el navegador. El más importante entre ellos es JavaScript, un lenguaje de script compatible con los navegadores más comunes que, a pesar de ser esencial en la mayor parte de los proyectos web modernos, a veces no es percibido desde una perspectiva tan positiva y cada vez son más los usuarios y las aplicaciones que lo bloquean. A continuación, repasamos los motivos que explican esta desactivación y ofrecemos una guía detallada sobre cómo habilitar JavaScript en el navegador.

¿Qué hay detrás de JavaScript?

Fue en 1995 cuando la empresa estadounidense Netscape desarrolló el lenguaje de script JavaScript para el navegador de la casa, llamado Netscape Navigator. El lenguaje, bautizado en un principio como LiveScript, ampliaba con componentes dinámicos el hasta entonces limitado arsenal de los desarrolladores web, compuesto de elementos estáticos en HTML o CSS. Esto hizo que los scripts pudieran incorporarse al código fuente y, de esta forma, cambiar, volver a cargar o generar contenido en tiempo real, así como evaluar las interacciones de los usuarios. El cambio de nombre a JavaScript se produjo en el curso de la cooperación con Sun Microsystems, cuyos denominados applets de Java podían integrarse en Netscape usando Livescript. Estos applets eran aplicaciones escritas en Java, lenguaje creado también en 1995, que podían ejecutarse en el navegador.

Nota

El cambio de nombre de “LiveScript” a “JavaScript” no se debe a que el lenguaje de scripts sea similar a Java. Netscape quiso aprovechar la popularidad de Java y usó el nombre para vender mejor su propio producto.

JavaScript se convirtió rápidamente en uno de los lenguajes de programación más importantes del lado del cliente y, como tal, se sigue usando hasta el día de hoy. Mientras tanto también se usa en el lado del servidor, por ejemplo, con el entorno de tiempo de ejecución Node.js. Además, hay juegos y programas de usuario simples que se basan en JavaScript. Dado que el núcleo del lenguaje solo contiene algunos objetos, el intérprete necesario para la ejecución puede ser muy pequeño, lo que garantiza el buen rendimiento de las aplicaciones. Además, bases de datos como MongoDB y diferentes minicontroladores también se basan en JavaScript.

¿Por qué hay usuarios que desactivan JavaScript en el navegador?

JavaScript es un lenguaje de programación muy poderoso para crear elementos interactivos e intuitivos. Las posibilidades de este lenguaje de script se aprovechan también para generar componentes que no ofrecen ningún valor agregado a los usuarios y que, con frecuencia, tienen una influencia negativa en su experiencia de navegación. La forma más conocida de este uso inadecuado son las ventanas emergentes con contenido publicitario: aparecen de repente en la pantalla del navegador y tienen que cerrarse manualmente para poder disfrutar del contenido de la web. Aunque se han creado adblockers específicamente para solventar este problema, siguen existiendo diversos códigos de JavaScript que pueden resultar molestos y que, incluso, pueden resultar en un riesgo para la seguridad:

  • Ventanas de diálogo (también si son varias consecutivas) que solo desaparecen tras la acción del usuario.
  • Códigos ocultos que cierran el navegador o que cambian el tamaño de la ventana.
  • Códigos de seguimiento que recogen información sobre el visitante y su comportamiento de navegación y que permiten reconocerlo cuando vuelve a realizar una visita (Google Analytics, Piwik, etc.)
  • Scripts que enlazan a páginas poco serias y que dirigen al usuario en contra de su voluntad.
  • Aplicaciones de Java Script intuitivas en las que se introduce código malicioso a través de Cross Site Scripting o XSS basados en DOM.

Dado que todas estas formas de “abusos” de JavaScript requieren la ejecución del script, cada vez son más los usuarios que deciden desactivar el lenguaje de programación del navegador. De hecho, una de las principales causas por las que se lleva a cabo la desactivación es que los procesos de seguimiento basados en Java pueden poner en peligro la privacidad de los usuarios.

El uso del navegador sin JavaScript no está libre de problemas

Quienes se deciden a desactivar Java en el navegador suelen recurrir a otras extensiones como NoScript o Ghostery. Este tipo de programas bloquea de manera predeterminada todos los scripts que están escritos en el lenguaje de programación. Sin embargo, quienes mantengan esta configuración predeterminada caerán rápidamente en la cuenta de que la usabilidad de una cantidad importante de páginas web se ve muy limitada. Hay que tener en cuenta que muchas de ellas no funcionan sin JavaScript. Por ello, existe la posibilidad de usar listas blancas para indicar a los plugins de seguridad en qué páginas se pueden ejecutar los scripts. No obstante, esto presupone que el usuario esté bien versado en la World Wide Web y tenga buen juicio para evaluar la seriedad de una página.

JavaScript también puede desactivarse de forma manual e incluso desde extensiones del navegador de las que no se suele esperar tal función. Aunque independientemente del método utilizado para el bloqueo de los scripts interactivos, el usuario ha de saber cómo revertirlo. En la mayoría de los casos, basta con desactivar los plugins correspondientes, aunque en ocasiones el usuario tendrá que habilitar JavaScript por sus propios medios.

Activar JavaScript en el navegador: así se hace

Las opciones disponibles para activar JavaScript en el navegador (y del mismo modo, para desactivar el lenguaje de programación) suelen encontrarse en la configuración clásica de la aplicación que corresponda, normalmente en la opción “Seguridad y protección de datos”. No obstante, en Firefox, por ejemplo, la activación de JavaScript se lleva a cabo a través de un menú de configuración oculto. Además, hay que tener en cuenta que el modo de proceder difiere ligeramente en función del navegador. La siguiente guía desgrana paso a paso cómo se puede activar JavaScript en navegadores como Google Chrome, Firefox o Internet Explorer, entre otros.

Activar JavaScript en Chrome

Para habilitar JavaScript en Chrome primero hay que abrir la configuración del navegador, clicando en el símbolo de los tres puntos y seleccionando el menú de configuración.

Para poder acceder a las opciones ocultas hay que seleccionar la configuración avanzada, donde se incluye la sección “Privacidad y seguridad”. Clica en la opción “Configuración de contenido”.

Finalmente, selecciona el lenguaje de programación en el listado con todos los contenidos que Chrome permite habilitar o desactivar y actívalo en la opción “Permitido (recomendado)”. Dado que los cambios en Chrome se actualizan de forma automática, con este último paso ya se ha conseguido activar JavaScript.

Cómo activar JavaScript en Safari

Si al usar Mac o iPhone recurres a Safari como navegador, también existe la posibilidad de activar y desactivar JavaScript de forma manual. Para ello hay que clicar en “Safari”, sobre la barra de menú de macOS, y seleccionar la opción “Preferencias”.

Clica en “Seguridad”, opción representada con el icono de un candado, donde se puede configurar el contenido. Para activar JavaScript en Safari basta con marcar la casilla correspondiente.

Activar JavaScript en Firefox

Para habilitar JavaScript en Firefox es necesario acceder al menú de configuración oculto del navegador. Junto a las posibilidades de configuración comunes se pueden encontrar opciones diversas, incluso en ocasiones experimentales, de las que los usuarios habituales no se tienen por qué ocupar. Para acceder a este menú es necesario insertar “about:config” en la barra de dirección. Al iniciar este menú por primera vez, Firefox muestra un aviso que desaparece al pulsar sobre el botón en el que el usuario acepta ser responsable de los posibles riesgos.

El espacio mostrado tras introducir “about:config” incluye una función de búsqueda (justo bajo la barra de direcciones) con cuya ayuda puede encontrase la entrada de JavaScript. Para ello, introduce el siguiente término de búsqueda:

javascript.enabled

El espacio mostrado tras introducir “about:config” incluye una función de búsqueda (justo bajo la barra de direcciones) con cuya ayuda puede encontrase la entrada de JavaScript. Para ello, introduce el siguiente término de búsqueda:

Cómo activar JavaScript en Opera

También en Opera, JavaScript está habilitado de forma predeterminada. No obstante, si por algún motivo el lenguaje de programación estuviese deshabilitado, su activación se completa en unos sencillos pasos. Abre el menú con el icono de Opera y accede a la configuración. En la izquierda encuentras la opción de menú “Sitios web”. Una vez seleccionado aparecen una serie de opciones, entre las que hay que encontrar JavaScript y establecer que todas las páginas web puedan ejecutarlo.

Activar JavaScript en Internet Explorer

Aquellos que para buscar en la Web siguen usando una versión de Internet Explorer también pueden desactivar o activar JavaScript en el navegador. La configuración correspondiente se puede encontrar en las Opciones de Internet”, a las que se accede a través del símbolo de la rueda dentada.

Accede a la pestaña “Seguridad” y a continuación clica en “Internet”. Selecciona la opción “Nivel personalizado”.

En la categoría “Automatización” encuentra la entrada “Active Scripting” y selecciona la opción “Habilitar” para activar JavaScript con Internet Explorer. Al confirmar los cambios en “Aceptar”, el navegador volverá a preguntar si quieres confirmar los cambios.

Nota

Desde enero de 2016 Microsoft dejó de ofrecer actualizaciones para la mayoría de las versiones de Explorer. De hecho, solo Internet Explorer 11 sigue recibiendo soporte de la empresa estadounidense en forma de pequeñas actualizaciones. Para evitar poner en riesgo de forma innecesaria la seguridad del navegador y sus datos, es interesante considerar un cambio a Edge, sucesor de Internet Explorer.

Activar JavaScript en Microsoft Edge

Los usuarios de Windows 10 y del navegador estándar de esta versión (Microsoft Edge) tienen que prestar atención a una serie de particularidades al desactivar y habilitar JavaScript. Por una parte, los usuarios de Home y Starter no pueden deshabilitar los scripts del lenguaje de programación en el navegador. Para el resto de usuarios la configuración se realiza a través de los ajustes del sistema y no de la configuración del navegador en sí.

  1. En la función de búsqueda busca “Group Policy”.
  2. Inicia el editor de gestión de las políticas de grupo haciendo doble clic en él.
  3. Selecciona “Administrative Templates” y “Windows Components”.
  4. Busca el directorio de Microsoft Edge y ábrelo.
  5. Haz doble clic en “Enable script execution, e.g. JavaScript”.
  6. Selecciona “Enable” y confírmalo.