Tener éxito con tu blog (2ª parte): definir el tema del blog

Tener un blog consiste hoy día en disponer de una plataforma de comunicación con una gran influencia en el panorama mediático actual por su capacidad para servir de intercambio de experiencias. En el ámbito del marketing, los blogs son, junto con las redes sociales, la mayor fuente de influencers y un componente fundamental de numerosas estrategias de marketing de contenidos. Sin embargo, sigue siendo muy difícil para la gran mayoría de blogueros dejar de ser meros aficionados y convertirse en personajes influyentes de la blogosfera. Esta serie aspira a allanar el camino a todos aquellos con ganas de crear y proyectar un blog de calidad. Tras una primera parte en la que se trataron los aspectos técnicos responsables de su creación, en este apartado te ayudamos a encontrar el mejor tema para tu blog.

¿Puedo escribir sobre cualquier tema?

En principio, sí. Hay blogs muy populares sobre casi cualquier tema imaginable. Pero, a la vista de la gran competencia en la blogosfera, lo mejor sería especializarse en algún tema en concreto en lugar de intentar satisfacer las tendencias del momento. Encontrar un nicho al que dedicarse significa aumentar las probabilidades de éxito. Eso sí, a la hora de buscar un tema para el blog, no te fijes en el más lucrativo, sino en aquel sobre el que se pueda escribir a largo plazo aportando información de calidad. Puede ser de ayuda hacerse estas preguntas a uno mismo:

  • Cuáles son mis intereses
  • Qué me emociona
  • Dónde radican mis puntos fuertes, en qué área soy especialista
  • En qué áreas estaría dispuesto a investigar para ahondar en mis conocimientos

Además de contar con el conocimiento necesario, es indispensable partir de un interés y una pasión iniciales por una temática para poder dedicarse a ella durante mucho tiempo. No es necesario ser un especialista en ella, pero sí estar dispuesto a invertir tiempo en formarse y a investigar sobre ella para poder convertirse en un experto.

La importancia de escoger bien el tema del blog

A menudo, la pasión por un tema y una idea espontánea llevan a la creación de un blog. Naturalmente, la creatividad es esencial, pero no basta por sí sola para mantenerlo a largo plazo. Si lo que se quiere es probar y experimentar con un blog personal, solo hay que empezar. Si, por el contrario, aspiras a construir un blog profesional y sacarle rentabilidad, hay que proceder estratégicamente.

Para ello, es importante llevar a cabo un trabajo de campo previo en el que comprobar si el tema tiene realmente potencial. Una pregunta que cabría hacerse puede ser: “¿es realista pensar que podré escribir regularmente buenos artículos sobre este tema en los próximos dos meses o dos años?”. Los blogs son efímeros y el mundo online no está esperando a “otro blog sobre XY”. Antes de convertirse en un blogger respetado hay que ganarse la confianza de los lectores

Cómo saber si tu idea para el blog tiene potencial

Cuando se ha dedicado tiempo a la búsqueda de ideas para el blog y a la investigación sobre ellas, con frecuencia resulta una lista de temáticas probables. Ahora toca averiguar con cuál de ellas es posible desarrollar un buen blog. Para ello, estas reflexiones pueden ser una buena orientación:

¿Quiero ocuparme de este tema a largo plazo?

Ya se ha comentado que la pasión y el interés por un tema son importantes, pero también lo es la perseverancia: un blog es un proyecto que ha de perdurar en el tiempo, lo que significa que vas a tratar una determinada temática durante algunos años.

¿Puedo ocuparme de él tanto tiempo?

Independientemente de si se quiere escribir durante mucho tiempo sobre un determinado tema, fundamentalmente se trata de poder hacerlo. Cabe preguntarse, entonces, si esta cuestión será también relevante en el futuro, y si podrás contar con información actualizada para elaborar contenido nuevo.

¿Se pueden escribir más de 20 artículos sobre este tema?

Así como es importante encontrar un nicho al que dedicarse, también lo es que no sea demasiado limitado como para agotarse después de unas pocas decenas de publicaciones. Clave es, aquí, encontrar la solución intermedia. Por ejemplo, si se ha escogido escribir sobre el tema “viajar” habría que evitar hacerlo con un alcance global, pero también limitarse a una isla minúscula en el archipiélago griego, que probablemente no podrá aportar suficientes novedades como para escribir artículos durante varios años.

¿Se puede ganar dinero con este tema?

Todos los factores mencionados hasta ahora juegan un papel importante si se aspira a gestionar comercialmente un blog, pero también es recomendable asomarse a las cifras: al volumen de búsquedas, a la situación de la competencia y al potencial para la publicidad. Para controlar las dos primeras variables se pueden examinar los datos que arroja la herramienta Google Analytics o los resultados que aporta una simple búsqueda en el buscador. Para determinar su potencial a la hora de mostrar publicidad, hay que buscar fuentes probables de ingresos estudiando los precios por clic en Google AdSense o buscando en redes de afiliados los programas disponibles para los temas que interesan a priori.

Encontrar la inspiración y ponerse en marcha

Una vez se ha escogido el tema del blog, es el momento de recopilar todas las ideas que han apoyado la decisión y de clasificarlas. Lo mejor es planificar a largo plazo los artículos que se van a publicar elaborando una especie de plan de redacción. Estos son algunos de los lugares donde puedes inspirarte para elaborar entradas nuevas:

  • Otros blogs con muchos seguidores que se hayan descubierto durante el análisis de la competencia y parezcan interesantes, pero cuidado, inspirarse en ellos es correcto; copiar, no.
  • Revistas y libros que muestren una perspectiva científica sobre el tema.
  • Vídeos y podcasts.
  • Conversaciones, entrevistas y discusiones en tu vida personal.
  • Situaciones, vivencias o circunstancias que explican tu relación personal con el tema.

Cuando surgen ideas espontáneas es conveniente fijarlas en ese mismo instante por escrito en papel, en el Smartphone o como nota de voz, así más tarde es más fácil volver a ellas.

En este momento, en teoría, ya podrías comenzar: tienes un tema para tu blog, has plasmado tus primeras ideas sobre el papel y tu plan de redacción va tomando forma. Sin embargo, aún quedan algunas preguntas por responder: ¿Para quién escribo? ¿Cuál es mi audiencia? ¿A quién se dirigen mis artículos, a principiantes o a expertos? ¿Escribo para un público joven femenino o para uno masculino de mediana edad?

En la tercera parte de nuestra serie dedicada a la creación de blogs aclaramos por qué la definición del público objetivo es tan importante y cómo se beneficia de un análisis.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Reserva ahora .madrid

26 € el primer año IVA excl.*
después 40 €/año IVA excl.



Oferta limitada*


* ¡Solo tienes hasta el 17 de diciembre de 2019!