FOMO: definición, causa y remedio

FOMO, acrónimo de “fear of missing out”, describe el miedo a perderse algo y es un fenómeno social relacionado estrechamente con la digitalización de nuestro mundo actual. Cada vez son más las personas que conocen este sentimiento, que se puede convertir en una verdadera carga psicológica.

Sigue leyendo para conocer la causa de FOMO, sus consecuencias y qué medidas puedes tomar para vencer este miedo.

¿Qué es FOMO?

La expresión “fear of missing out” puede entenderse como el miedo a estar perdiéndose algo importante y se viene utilizando desde hace unos años sobre todo en los medios de comunicación. En el habla cotidiana se escucha más bien entre los grupos de los más jóvenes.

Definición

FOMO describe el miedo a perderse un acontecimiento emocionante e interesante y el sentimiento de que los demás tienen una vida mejor y más plena. Con este término se asocia la necesidad de estar permanentemente en contacto con los demás de manera digital para saber lo que están haciendo.

El FOMO tiene muchas caras y desencadenantes.

Actividades de amigos: a menudo guarda relación con las actividades que realizan los amigos y conocidos y en las que no se participa por el motivo que sea. Es cuando el miedo a ser excluido y a no gustar a aquellos que son importantes para uno/a mismo/a llama a la puerta.

Demasiadas posibilidades: FOMO también puede desencadenarse sin que nuestros amigos tengan algo que ver, sino, por ejemplo, por el hecho de contar con un amplio abanico de posibilidades para planear nuestro tiempo libre y, en principio, nuestra propia vida: ¿no tendría que haber ido mejor al otro concierto?, ¿no hubiera sido mejor decidirme por el otro trabajo?

Estar al día: otra causa de este miedo es el continuo flujo de noticias accesibles en cualquier momento con un simple toque sobre el teléfono. Es prácticamente imposible mantenerse actualizado las 24 horas del día. A pesar de ello, las personas que padecen FOMO lo intentan y pasan de una actualización a una página de noticias, y luego a la app de mensajería para no perderse ninguna tendencia, novedad u oportunidad.

Hecho

En el marketing digital, elFOMO se utiliza de manera deliberada para incrementar las ventas de un producto. Por ejemplo, en las páginas web se integran cuentas atrás que indican el número de días durante los que el producto estará todavía disponible.

FOMO: el significado de las redes sociales

El término FOMO apareció por primera vez en el nuevo milenio como consecuencia de la expansión de las redes sociales. Sin embargo, no es algo nuevo, pues se trata de un fenómeno tan antiguo como la propia humanidad. El miedo a desaprovechar la vida, a dejar pasar oportunidades o a tomar decisiones erróneas son cosas que el ser humano ya conocía desde siempre. Las redes sociales solamente han magnificado la intensidad y la frecuencia del “fear of missing out”.

Porque, gracias a Facebook, Instagram y cía., podemos echar un vistazo constantemente a la vida de los demás. Vemos a amigos con su recién estrenada familia, a conocidos que han dejado su trabajo y ahora viajan por el mundo, y al empresario en línea que con veintipocos ya tiene varios millones de euros en el banco. El escaparate digital nos induce continuamente a comparar nuestra vida con la de los demás.

De pronto nos parece que nuestra vida es aburrida, insípida y nos vemos a nosotros mismos como perdedores. Brota la envidia y la autoestima se hunde. En tales casos, pasamos por alto algo fundamental, y es que nuestros amigos y conocidos presentan principal o exclusivamente el lado bueno de su vida cotidiana.

Aquellas personas que se sienten socialmente aisladas son especialmente propensas a desarrollar FOMO al usar los medios sociales. Se podría suponer que las plataformas sociales repercuten positivamente porque ofrecen oportunidades para establecer nuevos contactos, pero los estudios muestran que su efecto es más bien destructivo.

Quien se desplaza a través de innumerables actualizaciones de fotos y vídeos en las que los usuarios celebran su vida aparentemente emocionante en grupos de amigos, lo único que consigue es experimentar más soledad y un sentimiento de exclusión si en su caso no tiene una vida social satisfactoria. De ahí surge a menudo el ansia por pasar más tiempo en las redes sociales para sentirse parte de un grupo. No obstante, las relaciones reales no suelen nacer de esta forma.

¿Quién es propenso a FOMO?

Cualquier persona, y de cualquier edad, puede experimentar este miedo. Pero este fenómeno está especialmente extendido entre los adolescentes y los adultos jóvenes. Algunos estudios norteamericanos confirman que esto se debe sobre todo a que es el grupo de edad que más utiliza los medios sociales.

Investigadores de las Universidades Carleton y McGill determinaron que FOMO afecta a cualquier persona al margen del tipo de personalidad. Así que ni las personas neuróticas ni las extrovertidas tienen una predisposición mayor a sufrir el “fear of missing out”. Sin embargo, aquellas personas que están infelices con su situación personal y cuya necesidad de amor y respeto no está satisfecha, son propensas a FOMO en una medida superior a la media.

Hecho

Las personas que interpretaron ciertas actividades (p. ej., el trabajo) como obligaciones en vez de como un hacer voluntario, obtuvieron valores más altos de FOMO en los estudios.

¿Cómo se reconoce FOMO y cuáles son las consecuencias?

El miedo a perderse algo emocionante, los sentimientos de envidia al ojear las actualizaciones de las redes sociales de otros, y la preocupación por dejar de ser la primera opción entre amigos, son cosas que toda persona experimenta tarde o temprano. FOMO no es una enfermedad psíquica que deba tratarse, pero puede generar estrés y comportamientos enfermizos, con consecuencias serias para la salud.

Ya que FOMO y el uso abusivo de los medios sociales están estrechamente vinculados, se puede identificar fácilmente cuándo tu miedo empieza a tornarse preocupante.

  • ¿Miras las actualizaciones de tus redes sociales también en vacaciones?
  • ¿Piensas cuando estás con amigos en lo que vas a compartir en tus canales y cómo lo vas a hacer?
  • ¿Sientes intranquilidad o nerviosismo cuando no sabes lo que están haciendo tus amigos?
  • ¿Sientes tristeza cuando descubres en las redes sociales que tus amigos están haciendo algo sin ti?
  • ¿Compruebas tus actualizaciones también cuando estás en compañía o durante la comida?

La respuesta afirmativa a una o más de estas preguntas es un indicador de padecer FOMO. El miedo puede convertirse incluso en una adicción patológica a los medios sociales. Si tienes la sensación de que dependes demasiado de las redes sociales, deberías considerar la ayuda psicológica.

Además de las muchas horas que las personas con FOMO pasan en las redes sociales, este miedo también puede traer consigo ciertos efectos adversos psicológicos y físicos:

  • Problemas de concentración
  • Inquietud
  • Estado de ánimo depresivo
  • Estrés
  • Problemas de sueño
  • Molestias psicosomáticas (dolores de cabeza, sudoración, etc.)

Cinco consejos para reducir o vencer tu miedo al aislamiento social

No siempre es necesario recurrir a la ayuda psicológica cuando se aprecian síntomas de FOMO. En muchos casos, el miedo se puede controlar con algunos métodos sencillos.

  1. Desconexión: como remedio puedes descargar una aplicación como Space para Android o Space para iOS que monitorizan y limitan tu uso general de las redes sociales o del teléfono móvil.
  2. Aceptación: podemos cubrir nuestras necesidades, pero nuestros deseos son ilimitados. En cuanto se ha cumplido un deseo, ya tenemos uno nuevo. Se debe aceptar que no se puede tener todo lo que se desea en esta vida. Trata de definir tus valores: ¿qué es realmente importante para ti? Luego establece prioridades convenientemente y concéntrate en lo que verdaderamente te hace feliz.
  3. Diario de gratitud: estudios científicos también han demostrado que las personas agradecidas son más felices. Por eso, lleva un diario de gratitud al día para entrenar tu gratitud. De esta forma, no solo mejoras tu actitud y tu satisfacción vital, sino también tu sueño, y además rebajas los niveles de estrés. Es suficiente con escribir cada día tres cosas por las que estás agradecido/a. Si utilizas el método con regularidad, puedes cortar FOMO de raíz.
  4. Atención: quien tiene miedo a perderse algo no está presente mentalmente, sino viviendo en el pasado (“si me hubiese decidido por la otra opción”) o en el futuro (“lo que otros han conseguido, yo no lo voy a alcanzar jamás en mi vida”). Practica ejercicios de atención como la meditación para interrumpirte a ti mismo cuando tus pensamientos se despidan del aquí y el ahora, y para interrumpir tus viajes imaginarios.
  5. Amistades: tómate tiempo para cuidar y mantener tus amistades y relaciones en la vida real. En vez de pasarte horas por la tarde desplazándote por las actualizaciones, queda con alguien o llama a aquel amigo del que hace tiempo que no sabes nada. ¿Tienes pocos amigos? Retoma una afición o aprende algo nuevo y acude a eventos en los que puedas encontrarte con personas afines. Merece la pena invertir tiempo en construir amistades reales, porque son el mejor factor de protección contra la carga psicológica.
Nota

Lo contrario de FOMO se llama JOMO, que es la alegría de perderse algo (“joy of missing out”). Este concepto circula desde hace unos años sobre todo por la red y muestra cómo cada vez más personas se oponen conscientemente a FOMO, se concentran en vivir su propia vida en vez de compararse, y disfrutan del momento en vez de contemplar las vidas de otras personas.

Estudios científicos sobre “fear of missing out”

Hace ya unos años que comenzó a investigarse la relación entre FOMO y las redes sociales. Sobre todo, en EE UU, los investigadores se concentran en sus causas y efectos.

  1. Baker, Zachary & Krieger, Heather & LeRoy, Angie: Fear of missing out. Relationships with depression, mindfulness, and physical symptoms, publicado por Translational Issues in Psychological Science en 2016.
  2. Burnell, Kaitlyn & George, Madeleine & Vollet, Justin & Ehrenreich, Samuel & Underwood, Marion: Passive social networking site use and well-being. The mediating roles of social comparison and the fear of missing out, publicado en Cyberpsychology. Journal of Psychosocial Research on Cyberspace en 2019.
  3. Maeng, Sally & J. Arbeau, Kelly: #TheStruggleIsReal: Fear of missing out (FoMO) and nomophobia can, but do not always, occur together, publicado en Trinity Western University en 2018.
  4. Milyavskaya, Marina & Saffran, Mark & Hope, Nora & Koestner, Richard: Fear of missing out: prevalence, dynamics, and consequences of experiencing FOMO, en Motivation and Emotion, 42/2018.
  5. Przybylski, Andrew K. & Murayama, Kou & DeHaan, Cody R. & Gladwell, Valerie: Motivational, emotional, and behavioral correlates of fear of missing out, en Computers in Human Behaviour, 4/2013.

¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 10 €/año IVA incl.