¿Qué es el cloud gaming?

El cloud gaming es una subcategoría del cloud computing. De forma análoga a las películas y series, los juegos se transmiten a través de un servicio de streaming al propio terminal del usuario, que se limita a reproducir el contenido. En este artículo aprenderás más sobre el cloud gaming, los antecedentes técnicos, las ventajas y desventajas, así como los mejores proveedores de cloud gaming.

Este artículo se actualizó por última vez en septiembre de 2021.

Prueba del servidor cloud gratis con IONOS

Prueba ahora el servidor cloud de forma gratuita - ¡Dispón de 30 días para probar el servidor Cloud de IONOS sin coste!

REST API
Tráfico ilimitado
Virtualización VMware

El cloud gaming explicado de forma sencilla

La expresión “almacenar algo en la nube” se ha convertido en un término cotidiano. Significa que los datos se almacenan fuera de tu propio ordenador o red doméstica en un espacio de almacenamiento en línea. Este es también el caso del cloud gaming, salvo que se trata de juegos que no terminan en el disco duro del ordenador de casa, como ocurre tradicionalmente, sino que se transmiten directamente desde un centro de datos del proveedor de cloud gaming.

Los juegos, algunos muy exigentes en términos de rendimiento, se ejecutan en los servidores del centro de datos, de modo que los jugadores no necesitan un terminal correspondientemente potente. Las señales de audio y vídeo se transmiten al jugador a través de la conexión a internet. Las acciones que realiza el jugador a través del ratón, el teclado, el gamepad u otros periféricos toman el camino inverso por la conexión de banda ancha.

El cloud gaming todavía no se ha consolidado ni mucho menos como una alternativa de pleno derecho para los jugadores, pero sigue siendo una tecnología comparativamente joven para el juego en PC o consola. Hasta ahora, los jugadores compraban sus juegos en formato físico o digital, los instalaban o descargaban y luego tenían un acceso permanente sujeto al registro en una cuenta online como Steam, Origin o Ubisoft Connect. Además, solía existir la opción de jugar al contenido de un solo jugador sin conexión, algo que normalmente no es posible cuando se transmite a través de cloud gaming.

Resumen de los principales proveedores de cloud gaming

  • Project xCloud/xBox Cloud-Gaming
  • Google Stadia
  • PS Now
  • GeForce Now

Requisitos para el cloud gaming

El requisito más importante para una experiencia de juego fluida a través del cloud gaming es una conexión a internet estable con un gran ancho de banda. No es posible dar una respuesta general para todos los juegos en cuanto a la velocidad de transmisión media de datos para lograr una transmisión fluida, ya que se envían y reciben paquetes de datos de diferentes tamaños en función de los requisitos de los juegos. Sin embargo, quien busque un valor orientativo aproximado debe elegir una tarifa que aporte un ancho de banda mínimo de 75 Mbit/s.

Además del requisito técnico, el cloud gaming también requiere un hardware adecuado. Puede ser un simple ordenador o portátil. Pero también las consolas de juego, como la Playstation 4, que es apta para el servicio de streaming de Sony, PS Now, además de un PC o incluso (principalmente) dispositivos Android, como smartphones o tablets, sirven para jugar a distancia. Los terminales compatibles del usuario dependen en gran medida del proveedor cloud gaming.

Ventajas del cloud gaming

No se requiere un hardware sofisticado

No lo necesitas: un PC de gama alta o una consola de juego moderna que pueda visualizar los juegos en todo su esplendor gráfico utilizando su propio hardware. Esta es una de las principales ventajas de la transmisión de juegos por internet. Se elimina la, a menudo tediosa, adaptación de los componentes del sistema o la compra de ordenadores completamente nuevos, lo que supone un gran ahorro de dinero.

En el caso de los juegos de consola, los ciclos son bastante más largos debido a la mayor duración de las distintas generaciones (ejemplo: Playstation 4: 2013-2020), pero también en este caso el hardware está sujeto a constantes mejoras. Los que eligen el cloud gaming y tienen una potente conexión a internet no tienen que preocuparse por los requisitos del sistema, las actualizaciones de los controladores, los problemas de compatibilidad y las actualizaciones. Todo esto recae sobre el proveedor de cloud gaming y se realiza en los centros de datos in situ.

Otra ventaja: como el propio hardware está menos exigido, los dispositivos se calientan menos y, por tanto, también necesitan menos refrigeración. Esto no solo es bueno para la tecnología, sino también para el oído humano.

Ahorro sencillo

El cloud gaming es un paraíso del almacenamiento en dos aspectos:

Por un lado, ya no tienes que preocuparte por el espacio de almacenamiento disponible en tu(s) propio(s) disco(s) duro(s). Ya no tendrás que comprobar si el espacio en la memoria sigue siendo suficiente y nunca tendrás que volver a desinstalar un juego para hacer sitio a la última adquisición de la colección. Sean cuales sean las necesidades de almacenamiento, la organización del espacio disponible es responsabilidad del proveedor de cloud gaming.

Por otro lado, los jugadores tienen la opción de guardar sus partidas y perfiles de juego directamente en el espacio del proveedor. Es la forma más cómoda de evitar la pérdida de datos guardados. Además, el progreso del juego está disponible automáticamente en cualquier terminal en cuanto te conectas con tu cuenta.

Gaming independiente de la ubicación

Además, los jugadores son más independientes con el cloud gaming. Siempre que haya una conexión estable a internet, se puede jugar a los juegos favoritos casi en cualquier lugar, sin tener que llevar siempre encima el PC o la consola de juego, incluidos los cables, los mandos y los juegos.

Ahorro de tiempo

Otra ventaja del cloud gaming es el enorme ahorro de tiempo que supone su uso. Todos los juegos los instala el proveedor y se mantienen permanentemente actualizados. Por lo tanto, como usuario, no tienes que dedicar tiempo a descargar archivos o a instalar y actualizar un juego. Así, el cloud gaming proporciona la clásica experiencia “plug & play”, que, hoy en día, ya ni te garantizan las consolas. Esta ventaja se nota especialmente en los títulos de juegos de gran volumen.

¿Cuáles son las desventajas del cloud gaming?

Dependencia de la conexión a internet

La mayor desventaja del cloud gaming en comparación con el juego tradicional es la dependencia de la conexión a internet. Si tienes una buena conexión que, además, mantiene la estabilidad en todo momento, no debería haber muchos obstáculos para que te diviertas jugando. Con conexiones menos potentes, una transmisión de datos demasiado lenta puede desembocar en saltos en la pantalla, una resolución reducida y entradas retardadas.

No se garantiza la disponibilidad de los títulos

Otra gran desventaja del cloud gaming: ya no se compran los juegos para su uso permanente, sino que se adquiere una licencia de uso limitada en el tiempo. Los respectivos proveedores de cloud gaming amplían y modifican constantemente la oferta disponible. No se garantiza que los títulos sigan formando parte del catálogo para siempre. Si el proveedor quiere eliminar un juego del catálogo o no quiere renovar su propia licencia de uso, los jugadores no tienen nada que hacer.

Las ofertas son muy diferentes

Otro inconveniente es la oferta, que varía mucho de un proveedor a otro:

  • Es cierto que el Game Pass de Microsoft contiene un número relativamente elevado de juegos actuales, y que los próximos títulos más destacados también se incluirán allí inmediatamente en el momento del lanzamiento o poco después. Sin embargo, esta situación sigue siendo la excepción hasta ahora.
  • La oferta de Sony, por ejemplo, sigue siendo bastante reducida (aunque suma puntos gracias la exclusividad de muchos títulos antiguos).
  • Google Stadia o el servicio de streaming GeForce Now, perteneciente al fabricante de tarjetas gráficas NVIDIA, no convencen ni por cantidad ni por actualidad.

Si además tenemos en cuenta que tanto Microsoft como Sony cubren la financiación a largo plazo de sus consolas con la venta de juegos, en su mayoría títulos exclusivos, llegamos a la conclusión de que al menos hay dudas de que los nuevos lanzamientos estrella estén siempre disponibles directamente a través del cloud gaming a un precio mensual muy por debajo de su valor, desde el punto de vista del fabricante.

Limitaciones en la experiencia de juego

Lo que para un usuario supone una experiencia de juego sin complicaciones, para un optimizador experto en tecnología es un gran inconveniente de la tecnología de streaming. Aquellos a los que les gusta ajustar la configuración, instalar modificaciones y experimentar el juego con los mejores gráficos pueden no estar satisfechos con el cloud gaming.

La calidad de la salida gráfica también está limitada por el proveedor de servicios de streaming. Para los principales proveedores de cloud gaming, la limitación actual es de 1080p, es decir, Full HD. Si tu propio monitor o televisor admite una calidad de imagen superior, la resolución suele reducirse. Excepción Google Stadia: el servicio de cloud gaming también admite una visualización en resolución 4K con hasta 60 fotogramas por segundo para algunos títulos, pero solo con la tarifa Stadia Pro.

Pero las limitaciones no solo afectan a la configuración de los gráficos. Sobre todo los jugadores de PC, echarán de menos muchas libertades en el cloud gaming. Por ejemplo, no es posible crear tus propios servidores y definir libremente las reglas de interacción competitiva o cooperativa. Los jugadores no tienen la posibilidad de crear, gestionar o moderar un servidor Minecraft. Esto solo es posible a través de la versión clásica para PC, que se instala en el propio sistema del usuario y se inicia allí cada vez que se abre.

Las suscripciones no incluyen todos los títulos

En definitiva, esta especie de “Netflix para videojuegos” está todavía a medio hacer. Dependiendo del proveedor, puede ser que los juegos tengan que comprarse individualmente, pero aun así solo se pueden jugar a través del servicio de streaming como parte del catálogo. Algunos servicios te permiten descargar juegos en tu propio sistema, otros no. Además, las interfaces con otras plataformas, como Steam, suelen estar implementadas solo parcialmente, lo que puede dar lugar a errores y, en el peor de los casos, a la doble compra innecesaria de un juego.

Cloud gaming y la importante cuestión de la latencia

La latencia, también llamada tiempo de respuesta, es un factor importante cuando se trata de valorar la jugabilidad de los juegos multijugador. Marca el período que transcurre entre un acontecimiento que ocurre en el juego y la aparición de la reacción perceptible ante el mismo. El tiempo de latencia suele denominarse “ping” en la jerga de internet y se indica con un número de tres dígitos en la unidad de milisegundos o se muestra con varias barras de color verde, amarillo o rojo (análogo a la cobertura de telefonía móvil o wifi).

Para que una partida multijugador funcione sin problemas, el ping debe ser muy reducido. Es cierto que también influyen otros factores como, por ejemplo, el hecho de que haya más dispositivos en el mismo hogar utilizan la conexión a internet y transmitiendo paquetes de datos de gran volumen. Sin embargo, de forma general, es peor para la latencia si todo el contenido del juego se transfiere primero desde el exterior al propio ordenador y la entrada realizada también debe ser procesada primero por el servidor. Este hecho afecta inevitablemente al rendimiento y, por tanto, a la latencia.

Actualmente, todos los proveedores de cloud gaming pueden garantizar, en principio, una baja latencia, aunque el resultado real depende siempre del ancho de banda de la propia conexión y de la carga de otros dispositivos en la red.

Las valoraciones de los jugadores son muy positivas en la mayoría de los casos. Solo en los juegos que requieren una mayor velocidad de reacción, como los shooters online competitivos, se puede llegar a percibir una latencia en comparación con los potentes PC de juego que afecte, de esta manera, a la experiencia de juego. Los juegos que van a un ritmo normal pueden jugarse perfectamente a través de cloud gaming.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 10 €/año IVA incl.