Seguimiento después de una entrevista de trabajo: plantillas de correo

La entrevista ha terminado y ahora hay que esperar: ¿causaste una buena impresión?, ¿eres el mejor candidato? En aquellos casos en los que el empleador se demora en aceptar o rechazar tu solicitud de empleo, tus nervios pueden ponerse a prueba. Preguntar sobre el estado de tu candidatura se vuelve cada día que pasa, una tentación más fuerte. No obstante, debes tener cuidado antes de pedir información pues si lo haces de forma desconsiderada o en un momento no pertinente, pondrás en juego tu futuro. Es mejor seguir un modelo para ir sobre seguro.

Antes de preguntar: ¿qué hacer después de una entrevista?

Antes incluso de preguntar sobre el estado de tu candidatura por correo electrónico, a través de la llamada carta de seguimiento después de una entrevista de trabajo, hay otras formas de conseguir que se acuerden de ti.

  • Tarjetas de visita: solicita tarjetas de visita justo después de la entrevista. Esto tiene dos ventajas. Por un lado, es posible que esto te haga destacar sobre el resto de candidatos y, por otro, te será muy útil cuando vayas a escribir el correo electrónico procedente tras la entrevista. En lugar de ponerte en contacto con el departamento de RR. HH., puedes escribir directamente a la persona concreta.
  • Preguntas sobre el procedimiento: antes de que la entrevista termine aprovecha la oportunidad para preguntar cómo será el proceso. Probablemente te darán una referencia acerca del tiempo que les tomará elegir al candidato, ayudándote así a decidir si una carta de seguimiento procede después de la entrevista. También te ayudará a mostrar más interés.
  • Correo de agradecimiento: si quieres que se acuerden de ti, enviar un cortés mensaje de agradecimiento te puede ayudar. Sin ejercer ninguna presión, puedes enviar un correo electrónico poco después de la entrevista y causar una impresión positiva.

Encontrar el momento oportuno

No es fácil encontrar el momento oportuno. Normalmente no se sabe cuál es el momento adecuado para actuar. Sobre todo, debes evitar escribir demasiado pronto para no correr el riesgo de importunar a los responsables de RR. HH. encargados de tomar estas decisiones. No obstante, tampoco hay que esperar demasiado, pues preguntar te da la oportunidad de causar buena impresión. Además, es posible que si tienes otras ofertas de trabajo, no dispongas de mucho tiempo para tomar una decisión.

Debido a que el tiempo es un tema delicado, vale la pena hacer la pregunta el mismo día de la entrevista. Si el marco de tiempo que te indican es demasiado amplio puedes hacer referencia a él en el correo de seguimiento de la entrevista de trabajo. Por ejemplo, si te dicen que el proceso durará dos semanas, puedes preguntar por correo electrónico a más tardar tres semanas después de la entrevista. Sin embargo, ten en cuenta que un proceso de solicitud puede ser estresante, ya que no todo va a salir de acuerdo a lo planeado. Si te ciñes demasiado a lo estipulado, no causarás una buena impresión.

Si no te han dado un marco de tiempo en el que tomarán la decisión, debes fijarte una fecha límite que debe oscilar entre dos y seis semanas. Para encontrar el momento adecuado, ten en cuenta tanto las características de la empresa como las circunstancias de la solicitud. Las grandes empresas suelen tardar más en tomar decisiones. Esto tiene que ver, por un lado, con el gran número de aplicaciones y, por otro, con las estructuras internas. En comparación con las empresas pequeñas, en las grandes hay muchas personas involucradas en el proceso de toma de decisiones y ello requiere, por tanto, un tiempo proporcionalmente mayor. Por otra parte, las pequeñas empresas con procesos en los que hay candidaturas de un número manejable de solicitantes, suelen ser más rápidas.

Encuentra el tono adecuado

Piensa bien cómo vas a expresarte porque todavía estás en la fase de solicitud de empleo. Cuando preguntes en el correo de seguimiento después de la entrevista, presta atención a la redacción. Si das la impresión de estar impaciente o ser poco cortés, puedes arruinar todo lo que has hecho antes. Para no meter la pata, debes dejar claro por qué preguntas. En cualquier caso, es importante ser amable y educado.

Es obvio que estaría bien recibir una respuesta en seguida, pero lo más importante es conseguir el empleo. No presiones para que se tome una decisión rápidamente, mejor pregunta sobre el estado de las solicitudes y cómo seguirá el proceso posterior. Trata de hacer destacar tu interés por encima de la voluntad de que el puesto sea para ti o incluso de expresar tu frustración.

Debes ser capaz de expresar que comprendes la demora y que entiendes que hay muchas razones posibles por las que aún no has recibido una respuesta. Es más probable que haya mucho estrés en el departamento o que el proceso de selección se esté retrasando más de lo esperado. Este aspecto también te indica cómo escribir la carta de seguimiento después de una entrevista de trabajo: sé breve.

Ve al grano y formula claramente tus dudas, ya que así facilitarás la respuesta del destinatario. La respuesta a un correo electrónico disipado, que contenga varios párrafos, suele posponerse y puede llegar a olvidarse. Normalmente, si se puede responder a una solicitud en pocos minutos, tendemos a hacerlo de inmediato.

Al formular el correo electrónico, la elección del asunto también es importante. Facilítale el trabajo al destinatario y formula la línea de asunto de tal manera que el correo electrónico que se sepa que es relativa a tu solicitud de empleo. En el cuerpo del texto debes hacer referencia a la entrevista, por lo que puede ser útil volver a tratar brevemente los puntos concretos de la entrevista. Esto da buena fe de tu atención y da al receptor más datos sobre qué entrevistado es el que pregunta.

Consejo

Una llamada de teléfono puede ser más rápida, pero no siempre es la solución correcta. Tu llamada podría pillar a tu interlocutor en un mal momento. En el caso de un correo electrónico, el destinatario decide cuándo procesarlo. Si aun así prefieres hacer una llamada telefónica, piensa en lo que realmente quieres decir de antemano y trata de que sea breve.

Bajo ninguna circunstancia debes hacer acusaciones, exigencias o amenazas:

  • “Usted dijo que se pondría en contacto conmigo antes de ayer...”
  • “¡Dígame si me han elegido o no!”
  • “Si no recibo una respuesta pronto, tendré que elegir otro trabajo”.

Si pones contra las cuerdas o atacas a las personas que deben tomar una decisión, puedes estar seguro de que no conseguirás el trabajo.

Incluso si sigues todos los consejos, no debes confiar demasiado en conseguir una respuesta satisfactoria. Hay cuatro escenarios posibles:

  1. Te responden con una decisión: pasas a la siguiente fase o rechazan tu candidatura.
  2. Te dicen que tienes que esperar por un tiempo concreto: ahora ya sabes cuánto tiempo te queda por esperar y puedes decidir si aceptas esperar o te decides por otra oferta.
  3. La persona de contacto sigue posponiendo la decisión: tienes que seguir esperando.
  4. No obtienes ninguna respuesta: el destinatario del correo electrónico ignora tu pregunta por completo y solo responderá cuando haya tomado una decisión o no responde en absoluto.

Si no recibes una respuesta después de un período de espera razonable, vale la pena cambiar el medio. Ahora tienes la oportunidad de convencer a la persona de contacto para que te proporcione una respuesta por teléfono. Si, por el contrario, te dicen que debes seguir esperando o no te dan una respuesta precisa, tendrás que esperar más. Si la empresa vuelve a dejar pasar demasiado tiempo, puedes pedirlo de nuevo, pero siempre siendo amable y cortés.

Correo de seguimiento después de la entrevista: plantilla y ejemplos

Para que te sea más fácil llevar a cabo el seguimiento después de una entrevista de trabajo hemos preparado varias plantillas para ti. Por supuesto, tendrás que adaptarlos a tu propia situación. Trata de diseñar la carta de seguimiento lo más individualmente posible para que sea recordada con más claridad.

Ejemplo 1

Título: Re: Invitación para una entrevista de trabajo el 15.01.

Estimado/-a [nombre de la persona de contacto],

Me gustaría darle las gracias de nuevo por la interesante entrevista para el puesto de trabajo [título del puesto]. Realmente considero que encajo bien en el equipo. También me gustaron mucho sus comentarios sobre el trabajo, especialmente los aspectos relacionados con el área de [punto de discusión especial]. Aún más que antes, veo mi futuro en [nombre de la empresa].

Por lo tanto, quisiera informarme sobre el estado actual del proceso. ¿Puede estimar cuándo se tomará una decisión?

Si necesita más información sobre mi solicitud, póngase en contacto conmigo en cualquier momento. Por correo electrónico o por teléfono [tu número de teléfono].

Muchas gracias de antemano,

[Tu nombre]

En el ejemplo se supone que aún no has enviado un correo electrónico de agradecimiento por la entrevista; simplemente respondes a la invitación que recibiste por correo electrónico. Esto facilita las cosas porque el destinatario podrá identificarte correctamente. Para evitar que la persona de contacto tenga que desplazarse por toda la conversación, debes indicar brevemente en la primera frase de qué posición estás hablando. Si puede ser, envía tu correo electrónico directamente a la persona que te hizo la entrevista. Por lo tanto, es recomendable que pidas una tarjeta de visita al entrevistador antes de irte.

Nota

Presta atención a la barra de direcciones, especialmente si estás respondiendo a un correo electrónico anterior. Suele ocurrir que las invitaciones a entrevistas provengan del departamento de RR. HH., pero en este caso te gustaría escribir a una persona específica. Así que cambia las direcciones y mueve la dirección de correo electrónico de todo el departamento a campo CC.

A continuación, da gracias por la entrevista y personaliza el mensaje con contenido concreto relativo a la entrevista, señalando de nuevo que estás interesado en el puesto anunciado. Después de esta breve introducción, señala qué es lo que quieres saber y recalca que pueden ponerse en contacto contigo si necesitan más información durante el proceso de toma de una decisión.

Ejemplo 2

Asunto: Solicitud de entrevista de trabajo [título del puesto]

Estimado/-a [nombre de la persona de contacto],

Me gustaría volver a ponerme en contacto con ustedes en relación con mi solicitud de empleo como [título del puesto] y expresarles, una vez más, mi interés en el puesto. Me parece que es la empresa perfecta para mi futuro. Estoy ilusionado/-a también por saber si ya hay noticias sobre el proceso de solicitud. ¿Podría decirme cuándo puedo esperar una decisión?

Le invito a ponerse en contacto conmigo -también para más preguntas o información- por teléfono en el [tu número de teléfono].

Atentamente,

[Tu nombre]

En este segundo ejemplo, partimos de la base de que ya te has puesto en contacto con ellos a través de un mensaje de agradecimiento inmediatamente después de la entrevista. Por eso esta segunda plantilla es más corta que la primera. En este caso, formularás un nuevo asunto en el correo, pero debe ser claro. También en el mensaje mismo del correo debes señalar brevemente el contexto. A pesar de la brevedad, no perjudica en nada que vuelvas a reafirmar tu interés en el puesto de trabajo. A continuación, debes señalar cuál es el motivo real del mensaje. Todo esto cabe dentro un solo párrafo y el destinatario no tardará en leerlo.

Consejo

El tono de tu correo electrónico debe ser el mismo que el que hubo en la entrevista. Si, por ejemplo, tú y el entrevistador se tutearon en ese momento, también puedes hacerlo en el texto de la carta de seguimiento. La decisión de iniciar el correo electrónico con un “Estimado” formal o con un “Querido” más coloquial, así como la cuestión de si debes llamarlo por su nombre o por el apellido, también dependerá de la atmósfera que se generó anteriormente.

Qué hacer & qué no: ¿a qué debes prestar atención?

Con la carta de seguimiento después de la entrevista, puedes hacer algunas cosas bien, pero también puedes poner en peligro tu candidatura. Tienes que prestar atención a lo siguiente:

 

Qué hacer

Qué no hacer

Momento

Después de un tiempo prudencial puedes recalcar tu interés preguntando sobre el estado del proceso.

Escribir a tu persona de contacto demasiado pronto te hará parecer impaciente y agresivo.

Extensión

Un mensaje corto y conciso invita al receptor a responder rápidamente.

Si te vas por las ramas en el correo, el destinatario pospondrá la respuesta.

Tono

Demostrar un interés real y la capacidad de comprender a la otra persona dan buena impresión.

Con amenazas y exigencias ahuyentarás a tu persona de contacto y puede que pierdas la oportunidad de conseguir el empleo.

Formulaciones

Cuando te dirijas al entrevistador, guíate por las formalidades de la entrevista.

Si ignoras el tono de la conversación en sus formulaciones, incomodarás a la persona de contacto.

Sin respuesta

Después de un tiempo de espera suficiente, puedes intentarlo de nuevo con una llamada telefónica.

Si te impacientas y escribes un nuevo correo electrónico, incomodarás a los que toman las decisiones.

Faltas

Revisa el correo electrónico en busca de errores ortográficos, gramaticales y de formato para causar una buena impresión.

Si escribes tu mensaje con demasiada prisa y cometes demasiados errores, puedes sabotear tu propia solicitud de empleo.

Consejo

¿Todavía no has sido invitado a una entrevista y estás esperando la respuesta a tu solicitud? Lee nuestro artículo sobre cómo hacer el segumiento de tu solicitud.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 12,10 €/año IVA incl.