Correo de seguimiento: plantillas, ejemplos & consejos

Acabas de conocer a un contacto prometedor o crees que acabas de encontrar a un nuevo cliente potencial: si es el caso, no lo dejes ir. Aunque la primera toma de contacto no dé frutos, aún no debes tirar la toalla. Por tu propia experiencia en la oficina sabrás lo fácil que es que se pierda un correo electrónico dentro de la avalancha diaria de mensajes. Por eso merece la pena insistir, redactar un correo de seguimiento y conseguir que el contacto acabe efectuando una nueva compra.

Es muy frecuente que incluso los vendedores más experimentados tiren la toalla demasiado pronto por miedo a molestar al cliente o porque creen que el esfuerzo no merece la pena. Al fin y al cabo, la redacción y organización de correos electrónicos requiere mucho tiempo que también se podría emplear en intentar hacer nuevos contactos. Hay un truco para que todo sea más sencillo, este es, usar plantillas de correo de seguimiento de ventas. Así siempre tienes listas las formulaciones y la estructura y solo tienes que introducir los datos individuales del contacto y su caso particular.

Nosotros te facilitamos una lista de varias plantillas para distintos objetivos.

¿Para qué sirven los correos de seguimiento?

Imaginemos que conociste un contacto prometedor en una feria o en un evento de networking. En vuestra conversación, la persona en cuestión se mostró muy interesada en tu oferta de productos o servicios y te dejó su tarjeta, donde indicaba que podías ponerte en contacto con ella en cualquier momento. Ya has realizado un intento de contactar a esta persona por teléfono o correo electrónico, pero aún no has recibido respuesta. Ese no debe ser motivo para que no lo vuelvas a intentar. Es muy frecuente que se necesiten varios intentos antes de que un contacto se convierta en un cliente. A través de correos de seguimiento de ventas de calidad puedes aumentar tu probabilidad de recibir una respuesta.

Correo electrónico con dominio propio

¡Haz que tu negocio hable por sí mismo con una dirección de correo electrónico personalizada y con tu propio dominio!

Profesional
Seguro
Barato

Consejos para un buen correo de seguimiento

Todo comienza con la línea del asunto. Es lo primero y, en muchas ocasiones, lo único que el receptor va a ver de tu correo electrónico. Si no empiezas a convencerlo con el asunto, es muy probable que ese correo electrónico acabe en la papelera virtual. Se trata de captar el interés del receptor. Un modo de conseguirlo es emplear preguntas retóricas. También suelen funcionar bastante bien aquellos asuntos que hacen referencia directa a los problemas u objetivos concretos de los receptores. Debes dejar claro en el asunto que puedes ofrecer una solución. En este aspecto, el correo de seguimiento no se diferencia demasiado del email con el que intentas establecer el primer contacto.

Por lo demás, la formulación del asunto depende mucho del nivel en el que de encuentres. ¿Es el primer intento o ya enviaste varios correos electrónicos sin éxito? Después de varios mensajes sin respuesta, puedes preguntar directamente si desean que los sigas contactando. Puedes consultar asuntos adecuados para distintas situaciones en los modelos de correos de seguimiento de ventas que aparecen en apartados posteriores.

En cuanto al contenido, debe ser tan breve y claro como sea posible. Puedes dar por seguro que tu contacto querrá invertir el mínimo tiempo posible en el procesamiento de correos electrónicos. Los mensajes largos ahuyentan a los lectores. Pero, si eres capaz de tratar el asunto con pocas palabras, tu mensaje se convertirá en una agradable distracción de la gran pila de correos electrónicos no deseados.

Si usas instrucciones claras le facilitas la respuesta al cliente. Quieres que te contesten de forma directa. Si tienen que pensar mucho en cómo responder, van a ir retrasando la tarea de tratar el correo electrónico y acabarán por olvidarse completamente. Con preguntas o instrucciones claras (nunca órdenes) conseguirás respuestas rápidas.

Al margen del contenido, el momento del envío también es determinante para el éxito que tendrá tu mensaje. Si el tiempo entre los envíos de los correos electrónicos es demasiado breve, resultará molesto, si es demasiado prolongado, el posible interés pudo haberse desvanecido ya. En principio se debe dejar un tiempo de entre tres y cuatro días entre dos correos electrónicos. Se puede aumentar un poco la distancia entre un correo electrónico y el siguiente. De esta forma, le das tiempo suficiente a la otra persona para redactar su respuesta si tenía pensado contestar. El mejor horario para enviar el correo depende de las costumbres del receptor. En este aspecto es difícil hacer declaraciones vinculantes.

Consejo

Muchos programas de correos electrónicos o servicios de newsletter ofrecen servicios de envíos en horarios concretos. Puedes redactar el mensaje previamente y el programa lo envía de forma automática en el momento deseado.

Al enviar correos de seguimiento de ventas puedes cometer muchos errores, pero también puedes acertar en muchas cosas. Mediante ideas creativas y ofertas serias podrás destacar entre el resto de correos.

Hacer Evitar
Usar ideas creativas Redactar correos electrónicos estándar
Formular asuntos atractivos Emplear un asunto que no diga nada
Redactar textos breves y concisos Escribir explicaciones muy extensas
Facilitar las opciones de respuesta Dejar al receptor con dudas
Respetar los períodos de tiempo entre los correos Bombardear al contacto con correos electrónicos
Prestar atención a la ortografía Incluir erratas
Cuidar un trato respetuoso Tratar el mensaje propio como el más importante
Usar también llamadas telefónicas y encuentros personales Confiar únicamente en el éxito de los correos electrónicos
Iniciar varios intentos Tirar la toalla a la primera

Ejemplos de correos de seguimiento de ventas: 6 modelos

Hay distintas situaciones en las que el departamento de distribución apuesta por correos electrónicos de seguimiento. En función de cómo ha transcurrido el contacto previo, debes redactar tus correos electrónicos.

Consejo

Los correos de seguimiento de ventas tienen éxito, sobre todo, si se dirigen directamente a clientes específicos. Por lo tanto, parte de los siguientes modelos y adáptalos de la mejor manera.

Tras un encuentro personal

Has conocido a un contacto en una feria o en otro contexto y dicho contacto ha mostrado interés en tu oferta. Has obtenido los datos de contacto y ahora depende de ti que ese interés se materialice en una venta.

Asunto: Muchas gracias por la conversación, [nombre del contacto].

Estimado/a [nombre del contacto]:

Muchas gracias por el tiempo que me ha dedicado en [evento]. Como ya hemos comentado, [producto/servicio] puede serle útil para superar los siguientes desafíos:

  • [Punto 1]
  • [Punto 2]
  • [Punto 3]

¿Le queda alguna duda acerca de cómo [tu empresa] le puede ser de ayuda? ¿Cuándo le vendría bien que le explicásemos mejor nuestras ofertas?

Atentamente,

[Tu nombre]

En este correo electrónico ya haces referencia a un encuentro anterior. Este hecho crea cierta predisposición a no desechar el mensaje inmediatamente. En el contenido debes destacar brevemente las ventajas de la oferta mediante puntos clave y expresarte sin rodeos. Si añades una pregunta concreta al final, le facilitas la respuesta al receptor.

Tras una llamada telefónica

Ya pudiste tratar los aspectos más básicos de tu producto en una llamada telefónica con el contacto, pero aún no has recibido una respuesta definitiva. Ahora no debes esperar a que la otra parte se ponga en contacto contigo, sino tomar la iniciativa.

Asunto: Más información sobre nuestra conversación

Hola, [nombre del contacto]:

Muchas gracias por la llamada de [ayer/hoy]. Me interesó mucho conocer los retos actuales a los que se enfrenta su empresa. He buscado alguna información al respecto que podrá consultar en los archivos adjuntos. Creo que sobre todo [punto específico del material informativo] podría serle de gran interés.

Dígame cuándo podemos hablar de nuevo para buscar una solución conjunta a los desafíos que se le presentan.

Le deseo un buen día

[Tu nombre]

Tras un mensaje de voz

Ya intentaste ponerte en contacto con esta persona por teléfono, pero te saltó el contestador. Naturalmente, has dejado un mensaje en el contestador, pero, aun así, es buena idea enviarle también un correo electrónico.

Asunto: No conseguí contactarle por teléfono

Estimado/a [nombre del contacto]:

He intentado ponerme en contacto con usted por teléfono, le he dejado un mensaje en el contestador.

Puede devolverme la llamada al número [tu número] en cuanto tenga un hueco o escribirme si le es más cómodo.

Estaría encantado de volver a hablar con usted.

[Tu nombre]

Como ya dejaste un mensaje en el contestador y además deseas tener otra conversación telefónica, puedes ser extremadamente breve en este punto. Muestra simpatía por el interlocutor y no hagas reproches. Al final, ofrece dos opciones para entablar contacto de nuevo.

A falta de respuesta

Ya has enviado un correo electrónico, pero no has recibido respuesta. Mucha gente ya se rinde en este punto, pero eso puede ser un error. Vuelve a escribirle a tu contacto, igual esta vez lo coges más dispuesto.

Asunto: Cómo [designación de la oferta] le puede ayudar a lograr [objetivo]

Buenos días, [nombre del contacto]:

¿Sigue interesado en impulsar su empresa con [producto/servicio]? En mi mensaje anterior le destacaba las ventajas en cuanto a [función]. No obstante ¿sabía que también le podemos ayudar con [problema específico]?

Estaría encantado de explicarle cómo podemos adaptar [producto/servicio] a sus requisitos. ¿Cuándo tendría tiempo para hablar?

Atentamente,

[Tu nombre]

Puedes partir de la base de que el primer mensaje no ha convencido a tu contacto. Por ello, es recomendable que cites más ventajas de tu producto. Deja claro que has estudiado su empresa y sus desafíos. Así que menciona un objetivo concreto de la empresa ya en el asunto.

Tras varias consultas

Mandaste varios correos electrónicos y no has recibido respuesta, pero no por ello debes tirar la toalla. En vez de seguir profundizando en las ventajas de la oferta puedes ser un poco más personal.

Asunto: Podemos reunirnos aún

Hola, [nombre del contacto]:

Hace un tiempo hablamos de cómo [producto/servicio] le puede ser de ayuda a usted y a su empresa.

No obstante, últimamente no fuimos capaces de tratar más en profundidad las oportunidades para [nombre de la empresa]. No pasa nada, estoy a su entera disposición para tratar este tema.

Puede llamarme al [tu número de teléfono] o simplemente responder a este correo electrónico.

Un saludo,

[Tu nombre]

Mediante un correo electrónico de este tipo muestras buena disposición y mandas señales positivas. En este punto ya no tienes que exponer argumentos. En su lugar, debes tratar de contactar con el interlocutor a nivel personal.

Último intento

Es verdad que no debes tirar la toalla desde el principio, pero llega un punto en el que no debes seguir insistiendo. Después de unos intentos puedes dejar de enviar correos de seguimiento de ventas a un contacto que no responde. En tu último intento, cambia la estrategia. Deja claro que va a ser la última vez que vas a intentar establecer el contacto. El receptor podría sufrir el fenómeno del efecto FOMO (Fear Of Missing Out), es decir, por miedo a perderse una buena oferta, quizás acabe contestando finalmente.

Asunto: ¿Podemos eliminar su contacto?

Estimado/a [nombre del contacto]:

Estoy ordenando mis contactos. Como hace tiempo que no hablamos, voy a retirarlo de mi lista de contactos.

Si aún está interesado en [producto/servicio] basta con que me lo indique. En ese caso, podemos ver cómo abordar los desafíos de [nombre de la empresa].

Gracias por su colaboración.

Atentamente,

[Tu nombre]

Así, le dejas claro al receptor que no vas a enviar más mensajes. A su vez, le proporcionas una salida fácil. Solo debe contestar para seguir en la agenda. No debes reprocharle nada a tu contacto ni intentar convencerlo activamente de nada. En su lugar, agradécele su colaboración en su (supuesta) tarea de limpieza de contactos.

Si tampoco recibes respuesta a este correo electrónico, debes dejar de escribir a este contacto. Si volvieses a ponerte en contacto con esta persona, solo dejarías en entredicho tu credibilidad. Lo más probable es que el contacto no dé señales de vida.

Consejo

El tono que debes emplear en los correos de seguimiento de ventas depende en gran medida de tu marca y de la manera en la que tuvo lugar el último contacto. Debes valorar si prefieres usar un tono más formal, empleando la forma de usted o si, por el contrario, prefieres tutear al contacto para lograr mayor cercanía.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 12,10 €/año IVA incl.