Pop-up store: ¿cuáles son las ventajas de este nuevo concepto?

El mercado minorista está cada vez más saturado, por lo que las empresas prácticamente no pueden diferenciarse de la gran masa de competidores si se limitan a aplicar el marketing clásico y modelos de venta tradicionales. A esto hay que añadir el hecho de que los consumidores de las generaciones más jóvenes quieren vivir una experiencia de compra diferente. Para ellos, las compras deben asociarse con la diversión y tener un carácter festivo. Gracias a las tiendas pop-up, los clientes adquieren productos que consideran exclusivos debido a la artificial sensación de escasez del producto que estas tiendas generan y a que se ofrecen de forma efímera.

¿Qué es una pop-up store? Definición

Una pop-up store (también llamada tienda pop-up o pop-up shop) suele ser una tienda o un pequeño almacén donde también se realizan ventas. Los locales comerciales que serán utilizados como puntos de venta son provisionales, eligiendo para ello barrios de moda o antiguos almacenes situados en patios traseros. Estas insólitas ubicaciones refuerzan la impresión de singularidad que deben crear las pop-up store.

La venta está siempre limitada en el tiempo, por lo que la pop-up store existe únicamente durante un período determinado. Con frecuencia, los productos de la empresa solo están disponibles allí y, por lo tanto, son limitados. En consecuencia, los clientes disponen de un corto período de tiempo para comprar. Muchas grandes empresas crean una sensación similar incluso en sus tiendas permanentes, generando en los clientes una artificial sensación de escasez del producto al ponerlo en venta solo en determinadas épocas del año.

Definición

Una pop-up store es una tienda creada por el operador por un periodo de tiempo limitado. En una tienda efímera, generalmente solo se pueden adquirir artículos de forma limitada.

¿Qué caracteriza al concepto de tienda pop-up?

El planteamiento esencial de las tiendas pop-up es la exclusividad del producto a través de la limitación temporal. Este enfoque permite ofrecer productos rentables en el mercado sin la necesidad de alquilar superficies comerciales. Esto es interesante, sobre todo, para empresas de nueva creación, jóvenes diseñadores y otros actores del mercado que no dispongan de espacios de venta físicos y permanentes.

Las ventajas de una pop-up store para el marketing

Las tiendas pop-up pueden estimular las ventas a corto plazo y servir a los objetivos de marketing o de marca a largo plazo. Las tiendas efímeras orientadas a las ventas suelen aumentar las cifras de venta de manera inmediata y también son ideales para presentar nuevos productos o lanzarlos al mercado. La apertura de una pop-up store puede, a menudo, generar un gran interés en los medios de comunicación, interés que puede ser utilizado para impulsar nuevas ofertas.

A largo plazo, la cobertura mediática beneficia el desarrollo y el fortalecimiento de la marca. Además, una pop-up store es muy adecuada para ganar nuevos clientes y permite a las grandes empresas probar con bajo coste nuevas estrategias de marketing, conceptos de venta y nuevos públicos objetivos sin una gran inversión. Esto se debe a que una tienda pop-up, a diferencia de una permanente, no conlleva un gasto fijo. Si una estrategia no funciona, no hay consecuencias a largo plazo. Además, por medio de ellas se puede probar qué estrategias tienen éxito con la intención de aplicarlas más tarde en otros emplazamientos.

Llevar a cabo una evaluación del éxito de la tienda es relativamente sencillo: ¿cuántos visitantes atrajo la tienda y cuánta facturación generó la pop-up store? Estas preguntas pueden ser respondidas rápidamente, por lo que las tiendas pop-up se utilizan a menudo para hacer pruebas de campo de nuevos productos. En caso de éxito, el concepto se puede aplicar de forma permanente (estableciendo, por ejemplo, una tienda fija en lugar de una efímera).

Los costes son otra ventaja importante de las pop-up store, ya que el espacio de venta y el personal solo son necesarios mientras exista la tienda. Como la empresa no está ligada a un local o espacio comercial a largo plazo, no hay costes permanentes de alquiler y mantenimiento.

En la mayoría de los casos, los costes de publicidad son relativamente bajos, ya que las tiendas pop-up se benefician enormemente del marketing viral. Especialmente en las redes sociales, las pop-up store son tratadas como recomendaciones para la comunidad, y los clientes llevan a sus amigos y contactos a la tienda por iniciativa propia.

Sin embargo, una condición previa para ello es que, como empresario, tengas en cuenta las necesidades de tu público objetivo en relación con la tienda, ya quelas pop-up stores se desvían tanto de las tiendas comunes que rara vez llega a un público masivo. En este sentido, es conveniente que tengas en cuenta a qué grupo quieres llegar antes de planificar tu concepto de tienda pop-up. Recuerda que, en el mejor de los casos, una visita a tu pop-up store es un evento especial para los que la visiten y que esto te ayudará a promocionar tu marca. El cliente quiere una experiencia que pueda asociar con tu marca, de modo que puedes aprovechar tu pop-up store para vincular nuevos clientes a tu marca a largo plazo.

Pop-up store desde el punto de vista del cliente

Cada pop-up store tiene su propia orientación de contenido y esto es justamente lo que hace que sea tan emocionante para los clientes entrar y explorar una tienda de este tipo. Los espacios de venta inusuales y una gama de productos limitada o innovadora proporcionan una experiencia de compra especial que se distingue de los espacios de compra típicos. Esto por sí solo es un incentivo suficiente para que muchos clientes visiten una tienda pop-up. Debido a la exclusividad y a la limitada variedad de productos, los visitantes tienen la impresión de que han aprovechado una oportunidad con sus compras que de otro modo podrían haberse perdido.

Muchos clientes no solo quieren comprar productos, también quieren asociar una historia con ellos y, en el mejor de los casos, ser capaces de contarla. Esto es lo que suele ocurrir en las redes sociales hoy en día. Si un cliente informa sobre una experiencia de compra positiva en tu tienda, esto tendrá un efecto publicitario muy bueno para ti.

La ubicación en sí misma también puede llevar a un mayor interés del público objetivo y atraer a nuevos clientes potenciales. Ubicaciones tales como almacenes, patios traseros u otros espacios peculiares pueden ser un incentivo para visitar una tienda. Los locales comerciales inusuales, en particular, han dado a muchas tiendas pop-ups un encanto y familiaridad adicionales.

Las tiendas pop-up son también interesantes para las grandes empresas

El éxito de una pop-up store depende en gran medida del objetivo con el que se abra. Puede servir tanto para aumentar las ventas como para aumentar la notoriedad de la marca. Si una empresa está interesada principalmente en esto último, una pop-up store puede llevar al éxito a pesar de que las cifras de ventas sean bajas. Es más, muchas tiendas pop-up han podido aumentar la popularidad de las marcas a pesar de sus bajas cifras de ventas. Además, las empresas más grandes en particular no suelen depender del volumen de negocios y de los beneficios de una sola tienda, por lo que es más valioso para ellas conseguir un mayor conocimiento de la marca a través de estas tiendas. De hecho, a menudo utilizan pop-up stores para probar determinados conceptos a pequeña escala.

Entre los ejemplos de tiendas pop-up de empresas conocidas, bajo el lema “Oh my donut”, la conocidísima marca de bollería española Donut abrió su primera tienda pop-up en Barcelona, eligiendo como ubicación el conocido centro comercial Diagonal Mar. Esta pop-up store ofrecía a los clientes la posibilidad de personalizar sus donuts, ofreciendo una amplia variedad de rellenos, coberturas y toppings.

Empresas de éxito internacional también utilizan el concepto de pop-up. Aprovechando el tirón del Black Friday, la conocida empresa americana Amazon abrió una pop-up store para presentar sus mejores ofertas y ofrecer a los clientes la posibilidad de probar sus nuevos productos relacionados con la realidad aumentada y los dispositivos Amazon más actuales. La pop-up store se ubicó en el centro de Madrid, en concreto, en la calle Princesa, durante cuatro días, desde el Black Friday 2018 hasta el Ciber Monday.

Por favor, ten en cuenta el aviso legal relativo a este artículo.


¡No te vayas! ¡Tenemos algo para ti!
Consigue tu dominio .es un año gratis.

Introduce el dominio que deseas en la barra de búsqueda para comprobar su disponibilidad.
12 meses desde 0€/año IVA incl.
después 12,10 €/año IVA incl.