Autoscaler adapta automáticamente el tamaño de su clúster a los requerimientos del flujo de trabajo que se debe ejecutar. Si activa el autoescalado y los recursos disponibles no bastan para ejecutar un pod nuevo, Kubernetes añade automáticamente un nodo nuevo a su clúster existente. Los costes que resultan del nodo añadido se facturarán por minuto. Si un nodo de su clúster no está plenamente ocupado y sus pods pueden ejecutarse en otro nodo, Autoscaler puede eliminarlo automáticamente. Puede determinar la cantidad máxima de nodos posibles durante la instalación de Autoscaler. Tras la instalación de Autoscaler, puede configurarlo mediante Kubernetes. En caso necesario, puede desactivar Autoscaler sin tiempo de inactividad en su clúster.